Continuidad o cambio

El panorama comienza  a definirse con las proclamaciones. La gente ahora también comenzará a poner atención a la política y veremos deslindarse los campos de las preferencias de una manera más clara. Todo parece indicar que de nuevo tendremos una polarización.

Los partidos emergentes no parecen tener oportunidad para competir por el gran premio. Las encuestas con credibilidad comenzarán a arrojar números con mayor coincidencia con la realidad. Estos números podrán terminar de convencer a algunos aspirantes a aceptar las propuestas de alianza. La política, más arte que ciencia, es impredecible. El electorado tendrá que decidir por la continuidad o el cambio. Eso dependerá de los niveles de conformidad o inconformidad.

Ñoñerías
Después de la proclamación de Luis Abinader como candidato presidencial del PRSC, queda para ese partido la tarea importantísima de definir las candidaturas municipales y congresuales.  En la mayoría de las provincias no parecen existir grandes incovenientes.

No es el caso del Distrito Nacional. Por el gran respeto que se le tiene a Suberví se le está dando tiempo a los amigos comunes a buscar una solución de compromiso. El poco tiempo que falta para las elecciones no deja mucho margen para ñoñerías. Fello debe cuidar su legado. No debe dejar un recuerdo amargo.