Lo que faltaba

Como si no fueran suficientes los escándalos de corrupción en instituciones públicas, en las filas policiales y hasta en el Poder Judicial, ahora se abre un nuevo capítulo, con repercusión internacional, que las Fuerzas Armadas del país tendrán que aclarar muy bien y delimitar de forma convincente las responsabilidades.

Que oficiales de la Fuerza Aérea, supuestamente, hayan participado en los aprestos para la deserción de dos peloteros cubanos y que fuesen tan osados como para sacar del hotel a los atletas a bordo de un vehículo militar, está como para tramas macondianas. Pero ya está bueno de que estas historias se queden en un fantástico mundo de asombros y espantos.

Las instituciones tienen que hablar claro y aplicar las sanciones correspondientes a todos los involucrados. Si así no fuese, deben explicarse muy bien, para despejar las conjeturas.

Según el cristal

El tramo que falta para las votaciones del 15 de mayo estará adoquinado con la discusión de si el Gobierno usa y abusa de los recursos del Estado en campaña o simplemente realiza las ejecuciones que demanda la población. Por más que algunas cosas parezcan evidentes, muy fácil resultará argumentar en contrario.

Lo lamentable es que los grupos políticos que dirigen las instituciones se resistan a aprobar las normas que les fijen los límites a los gobernantes, a sus funcionarios y a sus alabarderos.