Un come-siempre

La noticia del regreso es una crónica de una huida anunciada. La verdadera noticia es qué gana Fello con su regreso al PRD. El análisis lógico no sirve para desentrañar el misterio, porque el asunto no es un dos más dos.

¿Qué tiene de lógico que usted quiera la sindicatura de un partido y se vaya a otro por ninguna posición? ¿Qué tiene de lógico que su hijo deje una diputación ganable para ocupar quizá una regiduría?

La respuesta es que estas dos situaciones no tienen nada de lógica. Así que la decisión de Fello debe tener una justificación más allá de lo inmediato. Se habla que se le ofreció en un futuro gobierno de Danilo un viceministerio para su esposa Miguelina. Por ahí debe andar la cosa, porque se sabe que Fello es de los come-siempre.

Relajo

Cada vez se ve más claro que el barco de la democracia dominicana hace aguas por todos los lados. No resiste más sin una reforma profunda que recupere el rigor de sus principios y valores. La nave parece ir al garate.

No pasa un día sin que conozcamos alguna acción descarada. Los políticos ya no son leales ni a ellos mismos. Las traiciones andan por doquier.

La confianza se le ha perdido hasta a la propia sombra. La aprobación de la Ley de Partidos Políticos y la Ley Electoral, que era necesaria, ahora es urgente. Estos son los finales. Este relajo no puede continuar por más tiempo.