Meterle mano

Otra explosión en el sector del gas obliga a que la sociedad cuestione el trabajo que las autoridades están realizando en materia de supervisión de este sector de negocios.

La proliferación de estaciones en el espacio urbano, producto del aumento de la demanda del GLP como combustible, obliga a una revisión de los organismos encargados de velar por la seguridad de las operaciones. ¿Cuántas explosiones y muertes serán necesarias para que se actúe? Hasta ahora la actividad que se nota es solo en los medios de comunicación. El tema es de vida o muerte y no debe ni puede esperar.

Lo cierto es que el deterioro de la seguridad llegó al sector con los improvisados del negocio. Las facilidades que el amiguismo oficial permite es el responsable de muchas estaciones que no cumplen con las exigencias. Llegó el momento de meterle mano a ese problema.

Tomarse un café

La información sobre un fondo para financiar políticos con dinero extranjero ha causado un verdadero reperpero. Nadie puede quedar indiferente ante lo que parece una violación de nuestra Constitución y leyes.

La JCE informó que conocerá al tema para determinar la forma correcta de proceder. Por lo pronto debería la Cancillería tomarse un cafecito con el señor embajador y explicarle que debe bajar el ímpetu a su espíritu de activista. La diplomacia es diferente.