Continuidad

La decisión no sorprende, porque es de manual. Danilo no puede cambiar la fórmula que también le funcionó. Margarita Cedeño es un activo político que vale por ella misma y por ser la esposa de Leonel. El Presidente le ha causado ya suficientes disgustos al León para venir a agregar otra complicación en su ya evidente difícil relación. La escogencia obliga de alguna forma a la integración de Fernández. Tendrá, como buen esposo, que asistir a uno que otro acto de campaña. Danilo nuevamente demuestra su preferencia por la continuidad sobre el cambio. No se atrevió a deshojar la margarita.

Sin colores

La decisión de la JCE sobre la utilización de colores partidarios de manera indiscriminada es oportuna. La costumbre de confundir al electorado es vieja en nuestra cultura política. Los dirigentes pasan de una a otra organización y se llevan símbolos y colores. Sin duda que los más afectados son los reformistas que se quedaron en el litoral de Danilo, porque ahora no podrán identificarse ni con el rojo ni con el gallo. Lo cierto es que algunos grupos valen por esa confusión que aportan. Después del palo de la Junta no será fácil identificarlos.

Problemas

La conformación de las boletas se han tardado más de los prudente. Los candidatos desconocidos tendrán problemas.