Debate femenino

Ya que los hombres no quieren, entonces que debatan las mujeres. La recién estrenada candidata vicepresidencial del PRM dijo estar dispuesta a debatir con la también candidata y actual vicepresidenta, Margarita Cedeño. El encuentro para debatir, si se produce, sería histórico.

La sociedad pide a gritos un debate entre todos sus candidatos, pero la vieja política se niega. Aquí el que se cree en ventaja nunca quiere debatir. En eso no queremos copiar a los políticos norteamericanos. Esperemos que el reto lanzado por Carolina sea aceptado por Margarita.  

Patente de corso

El país está que hirve con el tema de los excesos del embajador, y nuestras autoridades en una reunión con el embajador Brewser no se atrevieron a tocarle el tema. El canciller Navarro a la salida del encuentro dijo a los periodistas que había otros temas más trascendentes.

Nos sorprende que el canciller no considere importante llamar al orden a un diplomático que, sin duda, parece un poco desbordado.

El problema de nuestra democracia es que los ciudadanos no pautamos la agenda de los funcionarios que pagamos con nuestros impuestos.

La valentía patriótica del Gobierno nada más sale con Haití, pero cuando se trata de países poderosos como Francia o Estados Unidos no decimos ni esta boca es mia. La inacción traerá como consecuencias nuevos excesos. El embajador tiene patente de corso.