Refugio de delincuentes

Los candidatos con problemas judiciales conocidos y otros que muy bien pudieran tenerlos abundan en las boletas de los partidos. No se sabe si por descuido o por complicidad. La mala hierba política es más difícil de arrancar. El principio de la inocencia hasta prueba en contrario debe ser respetado, pero alguien bajo sospecha debería respetar a los electores y abandonar aspiraciones.

Lo último que anda en las redes es una serie de fotos que muestran  en alegre caravaneo político al implicado en el robo de ciento treinta y seis mil dólares en  la aduana del Aeropuerto Internacional del Cibao. La política se está convirtiendo en escuela y refugio de delincuentes. Los partidos deben hacer algo al respecto.

Dos opciones

Los muros son un tema de moda. Trump prometió construir uno para resolver el problema migratorio con México. Muchos se sienten indignados con ese planteamiento. Unos pocos han respondido. La mejor respuesta a la insensata pretensión del magnate de la construcción reconvertido en político es la del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

El jovén empresario dijo que “requiere valor elegir la esperanza en lugar del miedo”. Los dominicanos debemos reflexionar sobre esa frase.Nuestros problemas migratorios también requieren elegir entre estas dos opciones.