Voto deportivo

La Junta publicó el último boletín. El resultado, con irregularidades o no, fue claro. El Pueblo Soberano votó para ratificarle el control de todos los poderes del Estado al PLD. Los optimistas de siempre hablan de un fraccionamiento del voto que se expresó más como excepción que como regla. Los pocos senadores y diputados obtenidos por la oposición indican el poco interés de los votantes en garantizar el imprescindible contrapeso que toda democracia respetable debe exhibir. La conclusión es clara: todavía no sabemos votar. La emoción gobierna a la razón a la hora de decidir. Los dominicanos elegimos un partido como seguimos a un equipo deportivo.

Cuentas

Este es el único país en el que ningún dirigente político renuncia, por ridículo que sea su papel. La realidad electoral del PRD quedó develada en el último boletín de la JCE. No se exagera si calificamos el resultado como deprimente. Una fuerza política que hace tan solo cuatro años quedó como el partido más votado ahora quedó en la insignificancia. Imaginamos que no debe tardar en surgir un movimiento interno que pida cuentas a Miguel Vargas por la destrucción de esa organización.