Medio libre

La joven artista Martha Heredia recibió la gracia del “medio libre”. Ahora mucha gente se pregunta si no es una desgracia. Lo primero que tenemos que preguntarnos es si cumple la ley. La respuesta es sí, porque varios artículos dan la facultad discrecional al juez para determinar a cuál condenado se le favorece. El requisito mínimo es haber cumplido un tercio de la pena.

La imposición de pena de prisión tiene el propósito de castigar, pero también de reinsertar en la sociedad.

La facilidad concedida a Martha otorga la posibilidad de trabajar, estudiar y convivir con la familia tres días de cada semana.

Esa es la forma de readaptar a los condenados a la vida en sociedad y probar si tienen el comportamiento adecuado para recibir la libertad completa.

La única crítica que se puede hacer a la medida es que parece necesario ser famoso para obtener la facilidad. Esperamos que también un  Juan Pérez cualquiera pueda disfrutar la facilidad.

Piénsenlo

Las honras deben ser dejadas al tiempo, porque mucho de lo que parece grande o destacable no lo es en el futuro. Las sociedades que se apresuran tributando reconocimientos se equivocan.

Los que tuvieron la idea de nombrar a una estación del Metro con el nombre del recién fallecido alcalde Juan de los Santos deben pensarlo dos veces. ¿Cuál es el mensaje para sociedad?