#DaniloNoMeLlame       

No se sabe si el aburrimiento o la impotencia ante la actuación del poder provocó el estallido de humor por la turbo llamada del presidente Danilo Medina.Las redes sociales no han parado con el intercambio de memes graciosos alusivos al contacto grabado del candidato morado con muchos de los ciudadanos.

La agresividad publicitaria del oficialismo parece contraproducente con la cómoda posición que indican las encuestas publicadas. La gente estima que la invasiva acción promocional muestra una agresividad impropia de alguien victorioso.

El choteo es la única respuesta que queda a los ciudadanos con la necesidad de expresar su insatisfacción. El #DaniloNoMeLlame está acabando.

Irracionales

El mundo está mandando señales de que no estamos en una época buena para los argumentos de la razón democrática. La retórica exaltada está logrando espacios hasta en la más sólida de las democracias.

El fenómeno Trump es una expresión de hasta dónde puede conducir el desencanto político.

Los pueblos, engañados por los político,  aparentemente razonables, están recurriendo a los claramente irracionales para gobernarlos. El último caso es el del recién elegido presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. Su propuesta para acabar con el crimen es matar a los delincuentes.