La mano salvadora

Las elecciones transcurrieron en el calma, pese al incómodo retraso inicial, por la mala logística de la JCE. Lo que todo el mundo se temía sucedió. Los fallos detectados en la prueba se expresaron el día de votación.

La JCE no pudo cumplir su promesa de que los equipos estarían instalados desde el día anterior. La realidad fue que llegaron tarde y que faltó entrenamiento para todo el personal. El pedido de la operación manual, al final, salvó la cara del proceso electoral y de la propia JCE.

Los incovenientes no le quitarán el brillo a un proceso que puede ser calificado de muy bueno, aunque fallaran los elementos que no debieron fallar. La gran experiencia del personal resolvió todos los inconvenientes. La mano salvadora.

Hasta lograrlo

Desde las denuncias de los opositores, algunos co-responsables, hasta las excusas del presidente Danilo Medina y el oficialista PLD, la necesidad de una ley de partidos y de una de garantías electorales retomó alta vigencia en los últimos días de campaña y durante la jornada electoral.

La alarma se activaba cada vez que salía a relucir una de las irregularidades del proceso, como el gasto excesivo en campaña, la débil frontera entre presidente y candidato y la desproporción en los medios promocionales. El tema está como para que la sociedad se empodere de la demanda, de forma insistente, hasta lograrlo.