Para empezar (I)

Si el presidente Danilo Medina quiere trabajar junto a la oposición para construir juntos “la República Dominicana que todos queremos” y David Collado es el “nuevo amor” de la ciudad de Santo Domingo, ambos tienen en el drenaje pluvial y sanitario del Distrito Nacional un excelente punto para empezar esa relación de colaboración y para el progreso y por el emprendimiento de una ciudad moderna. 

El tema es, por defecto, materia municipal, pero entra también en el campo de la Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD), cuyo presidente del consejo es precisamente el alcalde del ADN; además, la capital es la sede del Gobierno, que maneja el presupuesto más holgado para infraestructuras de gran alcance.

Para empezar (II)

Pero sobre todo, un sistema que arrastra tantas deficiencias y una obra que afectaría tantos servicios demandan un proyecto que no puede ser concebido de manera unilateral; implicará, pues, planificación, gradualidad y cooperación.

El período de transición que pronto habrá de arrancar será un buen momento para que Medina y Collado se sienten a planificar la solución a un problema que a tantos les roba la tranquilidad. 

Si así lo hicieren, habrán cumplido con su deber, sino, que el pueblo del Distrito Nacional se lo tome en cuenta.