Elecciones

La posición de Estados Unidos en el tema de las postergadas elecciones haitianas es irresponsable. El pedido de un nuevo certamen electoral desconoce la indigencia institucional de un país que no cuenta con el recurso mínimo de una población documentada. Para nadie es un secreto que ni con la mejor de las voluntades puede Haití organizar un proceso electoral.

Estados Unidos debería estar preocupado en ayudar al empobrecido vecino con los recursos técnicos, financieros y humanos necesarios para crear un sistema electoral. Eso no se hace en un día. Nosotros más que nadie lo sabemos.

La comunidad internacional ha perdido mucho tiempo exigiendo a Haití y ha invertido muy pocos recursos ayudándole en la tarea de madurar instituciones para unas nuevas elecciones.

Prioridad

El Gobierno y algunos sectores de la opinión pública quieren instaurar la Reforma Fiscal como prioridad. Los gastos exagerados de época de campaña dejaron el presupuesto con el tradicional hueco. El ánimo de la población no parece poder resistir ese incómodo debate.

El sistema político tiene preocupaciones más inmediatas. El tollo comicial provocó que la prioridad sea una reforma integral a las normas electorales. El Presidente debería procurar ese pacto político antes de ponerse a buscar un pacto fiscal.