Discutible
El entusiasmo de las cifras positivas relativas al ecosistema dominicano en el marco de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente produce sentimientos encontrados. La mayoría de los ciudadanos saben que no hemos hecho ni un mínimo de lo necesario para garatizar la integridad de nuestro espacio físico. Las informaciones que tenemos de la tala en áreas protegidas para la producción de carbón.

Las noticias que nos llegan de Constanza sobre el impacto que el uso agrícola de suelos no aptos para estos fines provoca en las fuentes hídricas...

Lo cierto es que si miramos bien no tenemos mucho que celebrar. La cifra oficial sobre cobertura forestal incluso es un dato discutido por los especialistas. Parece que en la medición entra cualquier cosa verde.

Prisioneros
La percepción delincuencial ataca de nuevo. El video que circula en las redes muestra el grado de confianza que tienen los delincuentes a la hora de actuar. El hecho de que pase en una zona céntrica de la capital indica que no hay espacios seguros.

No hay forma de que con una cantidad enorme de policías nuestras calles estén patrulladas con efectividad. El fracaso es patente.  

Esperemos que al ministro Fadul no se le ocurra una de sus salidas justificadoras del mal trabajo. Los dominicanos están cansados de sentirse prisioneros en casas y calles. Hagan algo, por favor.