Lucha

La huelga de hambre fue levantada. La mejor decisión para perseverar en la lucha con métodos adaptados a la idiosincracia criolla. Hay que decirlo, la sociedad quedó mucho peor que los huelguistas.

En especial, los propios ciudadanos de Santo Domingo Este. El tollo electoral que se vivió en esa provincia no dejó complacido a nadie. Las irregularidades fueron de tal magnitud que están apareciendo boletas hasta en el reconteo de Santo Domingo Oeste.

La huelga de hambre es el método que mayor elevación moral exige al que la hace y a los que intenta beneficiar. Manuel, Dio, Claudio y los demás no se deben sentir defraudados. La experiencia no fue en vano. La sociedad es la que debe sentirse mal, porque respondió con indiferencia o con burlas al gran sacrificio. Luchen, pero luchen de otra forma.

Diálogo

No lo dañen. El diálogo en el sector salud entre autoridades y médicos despertó muchas esperanzas. La demanda de una mejora sustancial de la atención sanitaria en el país es un demanda constante. El presupuesto dedicado a la salud es insuficiente.

En medio del proceso electoral hubo constantes demandas para un aumento de los recursos destinados para la salud. El Gobierno se anotó un gran triunfo al sentar a negociar al rebelde Waldo.

No queremos pensar que con las elecciones en las espaldas ahora no se quiera dar el frente a los compromisos con los médicos.