Buena cara

La comunidad hispana ha crecido en poder económico y también en influencia política. La nutrida participación ayer en la convención del Partido Demócrata es una demostración clara de eso. El éxito electoral no es posible sin atender las demandas de esa minoría.

El uso del idioma español en varias ocasiones muestra  la fuerza de una comunidad  que recibe costumbres nuevas y comparte las propias. El público coreaba y aplaudía las frases en castellano intercaladas en los discursos.

Para los dominicanos también representó un momento indicativo de relevancia política. Adriano Espaillat, un futuro  representante federal, apareció como orador invitado. La de ayer, sin duda, fue una buena cara de la globalización.

Becas

La reserva de asombro está en sus mínimos, pero todavía queda algo para reaccionar ante una actitud incomprensible. La ministra de Educación Ciencia y Tecnología, Ligia Amada Melo, rechazó otorgar una beca a una joven estudiante por tener el pelo crespo y rizado. La joven contó el suceso en su cuenta de Facebook.

El relato indica que el abusivo rechazo fue en presencia de testigos. Lo que dificulta la segura reacción defensiva de la funcionaria. Las becas se conceden por méritos académicos y no por condición estética del solicitante.

El comportamiento de la funcionaria, en otro país, provocaría su despido. Pero como aquí no pasará eso, nos conformamos con unas disculpas y el otorgamiento de la beca.