Sí, pero no

La respuesta de altos funcionarios del Gobierno al reclamo sobre la imprescindible discusión de un Pacto Político para fortalecer la institucionalidad democrática parece un “sí, pero no”.

El ministro Peralta dice que el oficialismo favorece la pronta aprobación de la Ley de Partidos Políticos que reposa en el Congreso. Pero, precisamente, lo que no quiere gran parte de la población es que se apruebe esa iniciativa unilateral del partido morado.

Lo que se pide ahora es la creación de un espacio de discusión de amplia base donde se encuentren líderes políticos, empresariales, religiosos, sociales y organizaciones no gubernamentales. La forma antes que el fondo.

La otra opción es la creación de una comisión, al estilo de la nombrada por Leonel Fernández para la Constitución, compuesta por profesionales representativos de los diferentes sectores para producir los proyectos que la sociedad validaría.

Actas

La proclamación del presidente de la República es función de la Asamblea Legislativa y no de la Junta Central Electoral, dice Vinicio Castillo Semán.

Este procedimiento requiere de acuerdo con el artículo ciento veinte de la Constitución la revisión de las actas. El problema de este proceso electoral fue mitad automático y mitad manual.

¿Cuáles actas mandaría la JCE? Esa es la pregunta del millón. La dualidad del conteo pone al organismo en una encrucijada. El debate comenzará.