Igual

A San Cristóbal le queda poco o nada de santidad, porque entre la basura y la delincuencia la mantienen en estado de emergencia. La preocupación de los ciudadanos crece con los días.

La intervención conjunta del Ministerio de Medio Ambiente y la Gobernación al parecer no sirvió de nada. Las calles siguen igual de sucias y nadie dice nada. El dedo malo era Raúl Mondesí, pero después de las elecciones es difícil que se le eche culpa.

Nelson Guillén tiene una dura responsabilidad por delante. Lo mismo pasa con la delincuencia. No hay noche ni día que no cuente una víctima. En las últimas dos semanas mataron a diez ciudadanos. ¿Quién podrá defenderla?

Voces interesadas

El trabajo de consenso para producir la Ley Orgánica de la Policía Nacional fue abierto y muy publicitado. Por eso sorprende la cantidad de opiniones que voces interesadas en mantener la situación de inoperancia del cuerpo policial están propalando por los medios de comunicación.

La inexactitud repetida no se convierte en acierto. Las observaciones a supuestas fallas de la nueva norma son bombas lacrimógenas lanzadas para nublar el ánimo del Poder Ejecutivo.

Finjus aclaró en un documento de amplia circulación las supuestas objeciones. En esta ocasión no se puede permitir que hagan abortar la nueva norma.