Berrinche

La oposición no asistirá a la entrega de certificados. El gesto es un llamado de atención para que la JCE se someta a su propia legalidad. La idea parece poseer una lógica irrefutable. Pero el problema es que aquí la política no tiene nada de lógica. La cultura política dominicana funciona con el hecho cumplido.

Las irregularidades y actuaciones injustas las consolida el tiempo. La necesidad de volver a sus tareas cotidianas hace que el pueblo mire para otro lado. La oposición podría desgastarse con esa táctica del berrinche. No importa si tienen razón. La gente está cansada de la política de las cajas y los cajones.

La oposición debería abandonar los gestos inútiles y comenzar una tarea de acercamiento a los ciudadanos para despertarlos del falso sueño democrático en el que viven. La forma correcta no es el berrinche cotidiano.

Cambios

Los médicos deben repensar su postura en el diálogo con el Gobierno. En el sector Salud deben cambiar muchas cosas.

La primera es la discrecionalidad del comportamiento de los médicos. El momento llegó para que los profesionales de la salud se comprometan con el servicio que brindan a la población. La combinación del servicio público y el privado no puede darse en detrimento de la atención de los pacientes.

Los horarios deben ser respetados. No es posible seguir trabando dos horas y cobrar por ocho. Eso hay que cambiarlo.