Diálogo

Los médicos dicen que quieren dialogar. Ahora toca al Gobierno hacer la convocatoria. La salud está en estado crítico. El problema básico es de dinero.

Las autoridades tendrán que buscarlo hasta debajo de las piedras, pero no se puede seguir con el mismo presupuesto. Waldo dice que los galenos están dispuesto a aceptar un plan de incremento parcial durante los próximos años hasta llegar al cinco por ciento.

El acuerdo entre las partes es posible, pero solo si diálogan con buena voluntad. Los dimes y diretes de los últimos días no contribuyen en nada a una solución pactada. Las dos partes tienen que hablar hasta el cansancio. porque no hay otra solución. El país espera por las dos partes.

Retardo

No son todos, pero la mayoría de los que se oponen a la reforma policial tienen interés en no cambiar nada. No se entiende que esas voces no se levantaran en ninguno de los foros organizados para discutir el proyecto de la nueva ley. Las mesas redondas, los seminarios y desayunos deliberativos fueron decenas.

Ninguna de las personas que ahora dicen oponerse a la reforma se expresaron en esos eventos. El momento de discutir alternativas hace rato pasó.

Este es el momento de la acción. El presidente Medina no puede hacerles caso a personas que quieren obstruir la reforma con el único propósito de seguir beneficiándose. Este es un primer paso que no se puede retardar más.