Reglamento

La aprobación de la nueva Ley Orgánica de la Policía Nacional fue un parto largo y doloroso. Muchos sectores estuvieron intrigando, hasta el último momento, para impedir su promulgación.

La nueva norma tiene muchos aportes, que de aplicarse, cambiarán el fondo y la forma de nuestra institución policial. Los vicios responsables de la disfuncionalidad de nuestro cuerpo del orden quedarán conjurados.

Por ejemplo, la discrecionalidad de los ascensos, el manejo antojadizo de los agentes, la falta de formación y las mafias internas. Ahora la población tiene que dar seguimiento a la redacción del reglamento. Hasta la mejor ley se daña con un mal reglamento.


Trabajar más

Los médicos retornan al diálogo, pero se sabe que con una condición: que no le hablen de extensión del horario. No hay que ser adivino para pronosticar el poco fruto de una conversación que comienza con semejante límite.

La realidad es que tenemos dos intereses enfrentados. Los médicos necesitan mejores salarios, pero el Gobierno requiere de mayor tiempo en el servicio.

En toda negociación exitosa se encuentra el punto medio entre objetivos contradictorios. Es simple: los médicos recibirán mejor paga si aceptan trabajar más.