Por obligación

El acertijo de los precios de la electricidad se resolvió. Los usuarios se preguntaban las razones de mantenerlo alto mientras el precio de los combustibles baja.

El dinero, como la energía, no se destruye, sino que se transforma. La gran cantidad de ahorro que consigue la CDEEE desde el 2013 no se traspasa a los consumidores de energía.

La reducción anda por el 30 %. Suficiente para que todos estuviéramos riéndonos con la muela de atrás por las bajas facturas de la luz.

No ha sido así. Bichara ahora dejó en claro la causa: El dinero se está utilizando para terminar las plantas de carbón. La fuente finaciera brasileña se cerró como resultado de los escándalos. La satisfacción que queda es saber que alguna obra de gran magnitud se completa con recursos propios, aunque sea por obligación.

Malas artes

Los Tucanos parece que tocaron a mucha gente. El tímido proceso de investigación inciado por las presiones internacionales aquí nos permite ver el funcionamiento de la corrupción pública.

El mecanismo es un viejo conocido, pero nunca se había tenido la oportunidad de tener tantos detalles sobre su manera de operar. El impulso de castigo parece que habla en inglés.

Los gringos perdonan cualquier cosa, jamás perder un negocio. La cotización de sus compañías eran ventajosas. Ahora se sabe que perdieron el contrato por malas artes.