Trámite

La ley parece ser entre nosotros una pequeña molestia de la que se puede prescindir a conveniencia. La renuncia de dos regidoras del PRSC parece ser una jugarreta política con el único objetivo de burlar el sistema.

La nominación de esas dos mujeres fue un simple trámite para cumplir la cuota de la mujer en la boleta municipal.

El propósito final, solo conocido por las autoridades del partido reformista, era renunciar del puesto para abrirle paso a los verdaderos dueños de la candidatura. Dos hombres, claro. No puede ser el suceso de peor gusto. Esa conducta es lo que pone a la política y los políticos en las cuatro esquinas.

Embrollo

El abogado Carlos Balcácer anda molesto con la jueza Ramona Rodríguez. Dice que es una prevaricadora. La razón de la incomodidad es que la jueza decidió que él había abandonado a su cliente.

El abogado sostiene que se mantiene en la defensa de Arias Varela. A la jueza no le gustó que las calidades en el juicio las presentara el hijo de Carlos, Francisco Alberto Balcácer. Este caso va de un embrollo a otro. Parece que nadie está interesado en avanzar con prisa.