Armas

La cantidad y el tipo de armas que en los últimos tiempos han sido decomisadas en aduanas asusta. Nada bueno y legal requiere de un fusil. El destino de semejante herramienta son las bandas que trafican con drogas y cualquier otra operación oscura.

La facilidad con la que se usan nuestros puertos y aeropuertos para este tipo de comercio no tiene explicación sin algún grado de complicidad.

En esta ocasión se pudieron descubrir, pero uno se pregunta: ¿cuántas otras veces lograron pasar? Los servicios de inteligencia deben realizar las investigaciones necesarias para descubrir quiénes son los destinatarios de semejante comercio.

Un país tan violento no conviene que esté armado hasta los dientes.

Drogas

En las listas de cosas negativas siempre ocupamos un lugar de preferencia. El país es uno de los grandes puentes para la droga.

Nadie debe extrañarse, porque es así desde hace mucho años. La lista confirma el fracaso de nuestra política en materia de drogas.

Los indicadores no se reducen. Los medios de comunicación recogen a diario las informaciones sobre decomisos de drogas realizados por la DNCD.

No parece ser suficiente. La droga siempre está disponible en los barrios.

La oferta nunca se reduce. Este es un gran negocio que cuenta con niveles de gran complicidad entre los que deben perseguirlo. El dinero que se mueve es mucho. Algo diferente tenemos que hacer.