Ampliación

La falta de diálogo ensombrece el panorama político dominicano. La resaca electoral necesita de los remedios necesarios para desaparecer.

La oposición piensa que el proceso no fue del todo justo. El árbitro cantó las jugadas sin el imprescindible espíritu de justicia.

El informe de la OEA dejó muy en claro las deficiencias del proceso. Las sugerencias tampoco faltaron. Lo necesario ahora es que la voluntad de correctivo sea expresada por los victoriosos.

El país no soporta repetir la historia dentro de cuatro años. Arreglar la carga ahora es lo recomendable.

Los senadores pueden y deben ampliar el plazo para  la evaluación y selección de los miembros de la JCE. Los perfiles de esos actores deben ser el resultado de un amplio acuerdo político.

Complicidad

La condena del coronel Carlos Fernández Valerio por su responsabilidad en el robo de más de novecientos kilos de cocaína es una muestra de cierto avance institucional que debe ser aprovechado.

La complicidad de muchos perseguidores del crimen con el crimen mismo impide conseguir la seguridad. Este caso debe servir para disuadir a otros de hacer los mismo.

Esperemos que la experiencia abra los ojos de nuestra oficialidad. La tolerancia cero con el crimen debe empezar desde las mismas instituciones encargadas de perseguirlo. No queremos más casos similares.