Ave rara

Pepe Mujica está en el país.Le consiguieron un cepillo tan viejo como el suyo. Así anda por nuestras calles con su acusadora sobriedad.

Las sonrisas que asoman en los políticos criollos que le saludan mal disimulan la incomodidad que debe producirles este raro fenómeno humano.

El contraste es demasiado evidente. Este hombre cargado de sabiduría va ligero de equipaje por el mundo. La sencillez natural que exhibe no tiene igual en la vida pública dominicana. La política de aquí es trampolín a la riqueza fácil.

El discurso de Mujica y su práctica están en total contradicción con nuestra cultura política. Los gobernantes no se le parecen y a los gobernados no se les ocurriría elergirlo. Pepe es una rara ave en nuestro árbol caribeño.

Armas

Lo bueno, entre nosotros, dura poco para volverse malo. Lo que está pasando con el contrabando armas a través de los servicios de envíos de tanques es una muestra. Las autoridades descubrieron otros dos contrabandos de armas simulados en estos envases. 

El hallazgo de ahora fue en Haina Oriental y en Puerto Plata. El fenómeno se repite tanto que uno no puede evitar pensar en cuántas armas entraron los últimos años.

Las autoridades deben investigar el origen y el destino de esos envíos bélicos. Esa cantidad de armas solo pueden ser para el comercio o para las organizaciones delincuenciales. Hay que ponerse duros.