Cuentas

La escoba de Abel Martínez está barriendo en Santiago. Las cancelaciones son masivas. Los problemas encontrados en la nómina son abundantes. La administración de Serulle no solo dejó basura acumulada en las calles de esa bella ciudad. La irresponsabilidad administrativa, al parecer, no tuvo límites. Abel dice que unos dos mil quinientos empleados cobraban sin trabajar y muchos ni siquiera conocían de su nombramiento. Lo dicho es grave. Lo que esperamos es que no quede en el clásico señalamiento del titular anterior para ganar buena voluntad y tiempo. Los sapos y culebras encontrados no se pueden quedar en la prensa. El alcalde debe proceder a pedir cuentas en la justicia.

Donaciones

Las relaciones entre Haití y República Dominicana tienen también sus capítulos secretos. Esas relaciones que están por debajo de la sábana diplomática son más intensas que las formales. La política haitiana es y será siempre una gran oportunidad de negocios para muchas personas de este lado.

El sector empresarial dominicano aprendió que hacerse de la vista gorda en las elecciones del país vecino no es rentable.

No es lo mismo que gobierne Jude a que lo haga Jovenel; así que, desde aquí, se coloca su granito de arena financiero para ayudar en el resultado.

Esperamos que las donaciones de ahora no sean motivo de escádalo, como las del ingeniero Félix Bautista. Manos que dan, esperan.