Declaración

Las declaraciones juradas de patrimonio realizadas por los funcionarios tienen lecturas diversas. Las reacciones van desde la sorpresa por lo mucho declarado hasta la sorpresa por lo poco.

La sospecha natural del criollo se dispara cuando vemos muy pocos millones declarados por alguien que gasta como si tuviera muchos; y también lo contrario, los que declaran una cantidad de fantasía cuando no pueden justificarla.

La costumbre indica que los que de verdad tienen mucho declaran menos por pudor o por inteligencia fiscal. Los que declaran poco lo hacen por honestidad o previsión. La más cercana a la verdad de todas tal vez sea la realizada por Ramón Ventura Camejo, que no declaró nada.

Star Trek

La reacción en Haití con relación a la ayuda dominicana parecen un capítulo de la serie de ciencia ficción Star Trek. Todo aficionado sabe que las visitas de la nave Enterprise de la Flota Estelar tenían un impedimento: no se podía intervenir en los asuntos de los mundos extraños explorados, ni para bien ni para mal.

Esta regla demostró ser muy sabia para evitar conflictos. Nuestro país debió seguir esta simple regla en el tema de la donación a nuestro vecino.

El deseo sincero de hacer el bien ha causado una crisis política interna en Haití de imprevisibles consecuencias. Al bueno de Privert le tienen el agua hirviendo. Lo bueno, a veces, termina mal.

Lección aprendida.