Alfabetización

El programa de alfabetización Quisqueya Aprende Contigo es una de las iniciativas oficiales que mayor apoyo recibió. Los éxitos iniciales del programa fueron evidentes. La organización impecable de las ejecutorias desde sus primeros días indicaban la seriedad del propósito.

El esfuerzo de localización y motivación logró incluir en el programa a la casi totalidad de los iletrados del país. La amplia promoción ayudó a establecer el compromiso de la sociedad en el esfuerzo.

Todo marchaba sobre ruedas hasta que se cambió a un técnico capaz por un político sin capacidades gerenciales.

Las ejecutorias perdieron consistencia y el programa se politizó de forma lamentable en la campaña. Ahora nos enteramos de que la mayoría de las personas abandonaron el programa. El relanzamiento de este valioso esfuerzo es necesario.

Mal trabajo

La Comisión que evaluó a los candidatos hizo un trabajo tan malo que no hay forma de sacar un buen organismo electoral de sus ternas. El solo hecho de incluir a Roberto Rosario y dejar fuera a José Ángel Aquino indica el espíritu de partido que primó en el proceso.

El descuido fue tan grande que incluyeron a dos candidatos que fueron expulsados de la Cámara de Cuentas por faltas graves en sus funciones. Uno se pregunta: ¿Qué calidad moral tendría una Junta con miembros así? Esas ternas son una locura.