Urgencia

Gonzalo Castillo pide paciencia a las comunidades afectadas por la lluvia, aunque reconoce que es difícil. La dificultad se agrava cuando se compara la desorganizada respuesta a nuestras desgracias con la muy organizada respuesta a la desgracia haitiana.

Las raciones de alimentos no están llegando en las cantidades necesarias. Las cocinas móviles que vimos desplegadas en una cantidad sorprendente en el país vecino no se ven en el nuestro.

Los equipos pesados montados en patanas tampoco circulan en la cantidad requerida en dirección a la zona de desastre. La gente empieza a pensar que en materia de socorro nuestras autoridades son farol en la calle y oscuridad en su casa. Urgencia.

Pérdidas

La hemorragia en materia de combustible no solo brota de la herida en el transporte. El mercado tiene otras distorsiones mayores que ocasionan pérdidas millonarias al Gobierno.

Las cifras dadas por el economista Henri Hebrard hablan de diez mil millones. La pregunta: ¿Quién causa esas distorsiones? El señor Temo debería ponerse activo a identificarlos, porque lo ahorrado con la eliminación del subsidio al transporte son cheles.

La operación limpieza en el sector de los combustibles está incompleta. La casa de las exenciones y subsidios es amplia. Los transportistas ocupan la cocina, pero quedan muchos otros en los demás salones. El país necesita que se aclare ese negocio.