Podar

El sistema de la seguridad social sufre de dos enfermedades que atentan contra su sostenibilidad financiera: la elusión y la evasión. Los incumplidores se encuentran en el sector privado tanto como el público.

La batalla de opinión pública que intenta demostrar cuál de los dos es más pícaro no conducirá a nada productivo.

Lo importante ahora es encontrar la forma de reducir las vías de escape de los recursos. Se habla de casi cincuenta mil millones de pesos combinados entre las empresas privadas y las instituciones públicas.

La razón del abultado monto se explica por la mora impuesta a los incumplidores. El noventa por ciento de la deuda corresponde a esa mora.

La cifra actual es incobrable por impagable. Lo que conviene es podar el árbol de esa deuda y realizar acuerdos de pago.
 

El gancho
La JCE quedó constituida. Tres de los cinco titulares tienen una hoja de vida sin cuestionamientos. Los otros dos tendrán que ganarse su credibilidad a través de sus acciones.

El sambenito que les cuelga es su filiación partidaria. Los tres incuestionables permiten reducir la ansiedad de la población a corto plazo.

La pregunta obligada: ¿Dónde está el gancho? El criollo sabe que en política las buenas intenciones deben descartarse. Para entender lo hecho debe mirarse el cuadro completo.

El gancho está en los suplentes. Todos tienen tendencia oficialista. Si un titular sufre una gripe, tendríamos una JCE morada.