Basura

La recogida de basura siempre ha sido un dolor de cabeza, porque no la recogen o porque la recogen mal. Los camiones recolectores moviéndose a paso de tortuga en las horas pico son la pesadilla de los munícipes.

Las citas pérdidas por el encuentro incoveniente con un vehículo del ayuntamiento son incontables. La decisión de recoger la basura en horario nocturno encontró una acogida unánime de los ciudadanos.

La mayoría respiró por ver satisfecha una demanda largamente esperada. Los sectores que disfrutan del servicio nocturno no esconden su satisfacción.

Ahora el alcalde informa que se está conspirando para hacer abortar el plan. La denuncia no es suficiente. La identificación de los responsables de ese despropósito es imprescindible.

Dos caras

La nueva JCE está formalmente reconocida. La labor debe empezar cuanto antes. La sociedad espera que el organismo electoral venga con la doble cara de Jano, una cara que mira al pasado y otra al futuro.

La mirada al pasado debe ser para responder todas las interrogantes que quedaron abiertas en el proceso anterior.

La cara que mira al futuro debe concentrarse en trabajar en las normativas para regular las elecciones y a los partidos políticos. Una acción doble de esta naturaleza puede darle la legitimidad que muchos ciudadanos todavía no le reconocen. Esperemos a ver.