Sábila: Un verde aliado de la belleza

Medicina natural. El aloe vera es una planta sin desperdicios que se cosecha fácilmente en cualquier macetero en tu hogarRecetas caseras

Sábila: Un verde aliado de la belleza

La sábila, también conocida como aloe vera, es una planta versátil originaria del sur de África.
Dentro de la medicina natural ocupa uno de los lugares de primacía gracias a sus bondades como analgésico, antibiótico, antiséptico, cicatrizante e hidratante.

El 96 % de la sábila está compuesto por agua. Contiene además 18 aminoácidos y es rica en vitaminas A, B1, B2, B6, B12, C y E, yodo, hierro, zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio y calcio; de ahí su alto valor estético, medicinal y nutricional.

El aloe vera estabiliza el ritmo metabólico, ayuda a quemar grasa  y reducir los niveles de lípidos en el organismo. Su uso también ayuda a combatir la gingivitis y la formación en la boca de placa bacteriana.
Si tienes la piel sensible, no debes preocuparte. Al contrario, la sábila contiene enzimas que ayudan a la reparación de la dermis. Es un suavizante natural que activa la creación de colágeno y ácido hialurónico para mantener un cutis lozano.

Tras un día de playa, es el producto ideal para regenerar el cuerpo al sufrir una quemadura por exposición a la luz solar.

¿Te cortaste? ¡No te alarmes! Por sus propiedades coagulantes, antibióticas y regeneradoras, el uso de sábila evitará que la herida se infecte y el proceso de sanación será más rápido, con el agregado de que la marca de cicatrización será menos visible.

Esta planta multiuso sirve también para dar brillo y fortificar el cabello. Basta con mezclar su cristal interior con tu champú predilecto.

Si tienes problemas de caspa, la sábila debe ser tu compañero número uno.

Según el libro El poder curativo de la sábila, de José Rivas, mezclando el cristal de la sábila con alcohol isopropílico y agua destilada se crea una tintura con la que se enjuaga el pelo después de lavado para eliminar las escamas que se acumulan en el cuero cabelludo. Puede utilizarse también como sustituto del acondicionador.

El aloe es asímismo un excelente desmaquillante. Ya no tendrás que torturar tus ojos para sacarte el delineado negro que te hace lucir tan bella.

Puedes preparar tu propia leche limpiadora mezclando una cucharada de miel, una cucharada de aceite de oliva, una cucharadita de bicarbonato de sodio, dos cucharadas de leche en polvo con una taza de cristales de sábila bien lavados. Se mueven hasta crear una pasta perfectamente homogénea y para prolongar su frescura se puede guardar varios días en el refrigerador.Esta loción se aplica con un algodón por todo el rostro y se retira  con abundante agua.

Son tantos los beneficios de la sábila que no se limitan a productos de belleza.

Si sufres de indigestión, acidez estomacal o de cólicos, puedes calmar los dolores espasmódicos tomando un jugo de sábila o creando un jarabe al mezclar una hoja de aloe con azúcar morena y dejándolo reposar varios días.

También puedes incluir la sábila como parte de tu dieta.  Aunque el sabor de la pulpa es amargo, combina muy bien con las frutas cítricas como la naranja, el limón y la piña.

A pesar de tantos puntos a favor, Rivas recalca en su libro que es importante que el uso de la sábila sea gradual, ya que al tratarse de una planta, hay personas que podrían presentar rechazo o alergias a algunos de sus componentes.

Recetas caseras

Prepara tus propias mascarillas con sábila

El sol caribeño es inclemente y por eso compartimos dos recetas sencillas con aloe vera para que le devuelvas a tu piel el brillo y las vitaminas que necesita.

1. Fórmula hidratante con aloe, guineo y almendras:

Haz un puré con un guineo maduro (banana), añádele tres cucharaditas de aceite de oliva y dos cucharadas de cristal de sábila. Aplícala en tu cuerpo y déjala actuar por 30 minutos, retira con agua templada. Esta mezcla es ideal para evitar la resequedad en la piel y  mantener su hidratación.

2. Mascarilla exfoliante de aloe:

Es perfecta para eliminar la piel muerta y los restos de maquillaje y grasa que tapan los poros.

Se prepara uniendo varios trozos de lechoza (papaya) con dos cucharadas de cristal de sábila y una cucharada de azúcar morena.

Tu piel te lo agradecerá y con el paso del tiempo notarás que su tono será más parejo.

Múltiples usos

Con la sábila se puede atender una quemadura, una gripe y hasta la resaca de una noche de copas. Sirve como filtro solar, crema antiarrugas, e incluso, para tratar problemas en la piel de nuestras mascotas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo