La historia del hombre que se convirtió en el “amuleto” de Lionel Messi

La historia del hombre que se convirtió en el “amuleto” de Lionel Messi


La NaciónLa Nación

A finales del mes de abril, Lionel Messi apareció en el entrenamiento del Barcelona con dos nuevos tatuajes que, de inmediato, llamaron la atención de los medios: uno en el brazo y otro en la pierna.

El autor de los dibujos en la piel de la “Pulga” es Roberto López, un tucumano que vive en Buenos Aires y quien es el tatuador oficial de Messi. La vida le cambió al argentino cuando recibió una llamada del propio jugador para invitarlo a Barcelona y le hiciera un tatuaje que ya tenía pensando, pero que faltaba definir el boceto final.

Cuenta Roberto López, en entrevista con el diario argentino “La Nación”, que cuando llegó a Barcelona, el jugador fue a buscarlo al aeropuerto y lo ayudó a cargar sus maletas. “ Fue una experiencia increíble con una persona fantástica y, sobre todo, muy humilde”, añade el tatuador, quien de inmediato trabajó en lo que requería la “Pulga”.

En su segundo viaje, Messi le dio otra sorpresa: le llevó un nuevo cliente. Se trataba de Neymar, amigo del argentino y a quien Roberto le hizo un ambigrama (frases que se pueden leer de dos formas diferentes) en el que se lee “Familia” y de cabeza, “For ever”.

Además, Roberto tuvo el honor de ser tatuado por su cliente estrella. Messi se puso los guantes y le escribió a su tatuador un “10” en la muñeca derecha.

Un mes después que Roberto visitó a Messi, el argentino se coronó tres veces con el Barcelona: primero en la Liga, luego en la Copa del Rey y finalmente, en la Champions League, algo que le ha valido que la gente comience a llamarle “amuleto de la suerte”, y es que su trabajo no sólo ha “beneficiado” a Messi.

Para Roberto, eso sólo es una creencia popular, pero es que varias anécdotas ayudan a que la “leyenda” tenga sentido. Él contó que tatuó a Fernando Coniglio, delantero de Unión, a quien le hizo una imagen de Messi en la pierna izquierda y dos días después hizo un gol. También trabajó con Ignacio Malcorra, del mismo equipo, quien después de ser tatuado, marcó dos goles.

Finalmente, está la anécdota de Pablo Campodónico del Club Atlético Aldosivi, que dos días después de tatuarse, fue la figura en el triunfo histórico de su equipo frente a Boca Juniors el pasado mes de mayo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo