7 futbolistas que vivieron el drama del secuestro en carne propia

El delantero mexicano Alan Pulido fue secuestrado en México.

Por JEMIMA LORELEI SEBASTIÁN
7 futbolistas que vivieron el drama del secuestro en carne propia


Este domingo 29 de mayo amanecieron  en México con la noticia de que el futbolista Alan Pulido ha sido secuestrado.

El delantero de 25 años que milita en el Olympiacos de Grecia fue privado de su libertad luego de asistir a una fiesta en Ciudad Victoria, del estado norteño de Tamaulipas.

En la madrugada del domingo se reportó a las autoridades su desaparición, y hasta ahora no se sabe nada acerca de su paradero.

Lamentablemente, no es la primera vez que un futbolista vive en carne propia el secuestro, aunque es mas común que sean plagiados los familiares de los jugadores.

A continuación, la historia de Alan Pulido y seis futbolistas que vivieron el drama del secuestro en su propia persona.

Alfredo Di Stéfano

El mítico futbolista del Real Madrid fue privado de la libertad cuando viajó con el conjunto “merengue” a una minigira por Venezuela, en 1963.

Dos supuestos policías llegaron al hotel de concentración donde se encontraba hospedado el equipo, en Caracas, y la pidieron a Di Stéfano que los acompañara a declarar ya que lo habían relacionado con el tráfico de estupefacientes debido a que tenía el mismo nombre que el principal sospechoso.

Con este engaño, miembros de las Fuerzas Armadas de la Liberación Nacional de Venezuela se llevaron al jugador y anunciaron que era un secuestro, que duró 72 días.

Este rapto fue únicamente para que el grupo armado diera a conocer su movimiento pues no pidieron rescate por el futbolista, a quien siempre le dieron un trato cordial.

Di Stéfano fue liberado 72 horas después a cien metros de la Embajada de España en Venezuela. 

Quini

El 1 de marzo de 1980, Quini, futbolista del Barcelona fue secuestrado. El futbolista fue raptado luego del triunfo del Barça  de 6-0 sobre el Hércules, por tres personas que lo subieron a una camioneta y se lo llevaron a Zaragoza donde estuvo cautivo por 25 días.

Días después, los secuestradores anunciaron que querían 350 millones de pesetas (2.33 millones de dólares) por el jugador o lo asesinarían.

Este caso tuvo un “final feliz” cuando la policía española, en colaboración con la suiza, desarticularon el grupo criminal y liberaron al “Brujo”, luego de que uno de sus captores fuera detenido en Ginebra. Quina perdonó a sus plagiarios y continuó con su carrera en el Barça, con el que se coronó “Pichichi” en esa campaña.

Ralf Edstrom

Este exfutbolista sueco vivió una experiencia desagradable en su visita a Argentina, como parte del Mundial de 1978, pues fue secuestrado por militares argentinos mientras daba un paseo nocturno.

El delantero fue llevado a un lugar donde lo esperaba un funcionario militar —“un hombre de gafas oscuras, sentado detrás de una mesa” —, quien lo sometió a un interrogatorio. Fue liberado cuando mostró su credencial que lo acreditaba como jugador del Mundial.

“Mi corazón latía con fuerza, aunque a la vez estaba segurísimo de que no se atreverían a hacerle nada a un jugador del Mundial. Pero no me atrevo a imaginar lo que podría haber ocurrido si no hubiera tenido mi identificación conmigo”, declaró Edstrom en 2014, muchos años después de ese suceso.

Andrés Estrada Murillo

Este futbolista colombiano sufrió en carne y hueso el secuestro cuando en abril del 2000, fue privado de su libertad por fuerzas del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Todo comenzó cuando dos mujeres y tres hombres se lo llevaron tras una ceremonia religiosa en Antioquía a la que el jugador había asistido.

El secuestro duró dos días y fue liberado en La Ceja, población ubicada a 41 kilómetros de Medellín, porque los captores se dieron cuenta que se trataba de un “error”.

Rubén Omar Romano

El entrenador argentino fue secuestrado en la Ciudad de México el 19 de julio de 2005. En aquél entonces, Romano dirigía al Cruz Azul y salía de un entrenamiento cuando fue privado de la libertad.

Fue rescatado por las autoridades mexicanas 65 días después, el 21 de septiembre de 2015, en la delegación Iztapalapa de la misma capital mexicana y sus captores fueron atrapados y encarcelados. 

Tras el secuestro, volvió a su puesto como entrenador de Cruz Azul.

Otros secuestros que lastimaron a futbolistas

Otros futbolistas han sufrido, pero por el secuestro de sus familiares. 

Los padres de Jorge Campos, Diego Milito, Carlos Tévez y Romario fueron secuestrados en diferentes años, y aunque todos pasaron por momentos difíciles, también tuvieron la dicha de reunirse de nuevo con sus seres queridos.

Christian Riquelme , el hermano de Juan Román Riquelme, también fue secuestrado y liberado, así como la madre del brasileño Robinho.

Roger Martínez

En octubre de 2015, este futbolista colombiano fue secuestrado junto con su representante en la ciudad de Buenos Aires. 

El futbolista del Racing, cedido al Aldosivi, fue privado de su libertad por un grupo de delincuentes que lo trasladaron a Avellaneda y le robaron todas sus pertenencias a él y a su agente.

El jugador apareció desnudo horas más tarde en Avellaneda, pero sano y salvo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo