Lothar Matthäus: “Alemania no es tan fuerte como en 2014”

Campeón mundial en Italia 90 como capitán de Alemania, el exjugador del Mönchengladbach, Bayern, Inter y DC United analiza lo que viene para su selección en Rusia 2018, dice que Brasil puede lograr revancha, que no se debe descartar a Argentina y habló de los retos de México, Perú y Colombia

Por Metro Internacional
Lothar Matthäus: “Alemania no es tan fuerte como en 2014”

Lothar Matthäus se ríe poco y cuando algo no le gusta te lo hace saber inmediatamente, sea una pregunta incómoda o simplemente el hecho de que no te entienda una palabra que pronunciaste mal. Es un tipo duro, serio y que inspira respeto. Es decir, no te conviertes en el jugador con más partidos en los mundiales de forma gratuita, ni levantas una Copa del Mundo porque sí.

Por eso, precisamente por eso, era inevitable preguntarle por qué en la final de Italia 90, la tercera que disputaba la entonces Alemania Federal de forma consecutiva tras perder con Italia en España 82 y con Argentina en México 86, no fue él el encargado de cobrar el penal que terminaría decidiendo el 1-0 sobre Argentina.

“Nunca fui un jugador egoísta, para mí el éxito del equipo era más importante que el brillo individual y por eso le cedí el penal a Andreas Brehme, mi amigo y compañero del Inter de Milán quien fue el héroe del título”, dice Matthäus con seriedad.

Sin embargo, de pronto toda la fachada se rompe con una sonrisa, una mirada hacia el infinito evocando memorias y agrega: “Además, se me había roto la suela del botín y en el intermedio del partido tuve que cambiar los botines por unos nuevos con los que no me sentía cómodo. ¡Sintiéndome así no iba a patear el penal del título!”.


A Lionel Messi le falta una jornada épica con Argentina; veremos si la tiene en Rusia, Lothar Matthäus, campeón mundial en 1990Matthäus, tras una corta carrera como DT, hoy es embajador de la Bundesliga y comentarista de Fox Sports, y como tal analiza lo que viene en Rusia 2018.


¿Qué pasó con la dirección técnica?

Es un ciclo que ya está cerrado. Dirigí a Bulgaria hasta 2011, estuve en Brasil con Paranaense e hice una campaña histórica con el Partizán en Serbia, también amé mi trabajo en Hungría y por eso hoy vivo allí, pero ya está cerrado.

¿Y no sueña con dirigir a Alemania?

La selección alemana tiene, desde hace años, al mejor técnico que puede tener. Joachim Löw ha hecho un excelente trabajo no solo llevándonos a recuperar el título mundial, sino que, lo que para mí es más importante: dándoles una estructura a todas las categorías de la selección. Alemania tiene al mejor técnico del mundo y espero que siga muchos años al frente del equipo.

Entonces, se puede soñar con un pentacampeonato alemán…

Alemania siempre es favorita en un Mundial, nos lo hemos ganado, pero no es el único candidato para Rusia 2018. Estamos en un cambio de generación muy interesante, pero el equipo no es tan fuerte como en 2014. Además, no se puede sacar a Brasil de la lista de candidatos y creo que Francia también está en un gran momento.

¿Cree que es la hora para el regreso de Brasil?

No sé, pero sí sé que la llegada de Tite a la dirección técnica potenció a un equipo que siempre ha tenido grandes jugadores, pero a veces pierde la identidad como grupo. Cuando nosotros fuimos campeones mundiales en 1990 no solo éramos un gran equipo, con grandes jugadores y un gran técnico, éramos una familia, un grupo de amigos con un objetivo. La selección que tenga todo eso va a ser campeona en Rusia 2018.

¿Podrá Messi tener su momento de gloria con Argentina?

Creo que se es muy injusto con Messi en Argentina. Es un magnífico jugador que en los últimos partidos de la eliminatoria mostró que tiene el corazón para llevar a su equipo al mundial. Su problema es la comparación con Maradona, de lejos el mejor jugador de mi época, pero, además, un héroe, un jugador que era capaz de la épica para llevar a Argentina al triunfo. A Messi le falta una jornada épica con Argentina; veremos si la tiene en Rusia.

¿Aparte de Brasil, hay alguna amenaza latinoamericana para la hegemonía europea?

Como te digo, nunca puedes menospreciar a Argentina con Messi.

Uruguay, Colombia y México tienen buenas selecciones, muy competitivas y con buenos jugadores, pero les falta un salto de calidad para pensar en un título mundial.

Creo que el objetivo de Colombia y México debe ser meterse en cuartos de final; Colombia ya alcanzó eso, debe sostenerlo y creo que tiene nómina y técnico para hacerlo; para México es diferente pues es casi que su maldición buscar llegar a ese quinto partido. Espero que le alcance pues tengo mucho cariño por los mexicanos aunque allá perdí un Mundial (risas). Uruguay, por historia y nómina, puede soñar con algo más.

Perú regresa después de mucho tiempo y tendrá que volver a ganarse el prestigio que tuvo en los setenta. No será fácil.

¿Cómo explicar que el último título suramericano haya sido en 2002 y desde ahí va un triplete europeo?

El dinero. En Europa lo tenemos y nos llevamos a sus mejores jugadores, lo que es normal pues así es este negocio, sin embargo, eso también hace que esos jugadores suramericanos transformen su forma de jugar y les cueste más trabajo actuar juntos en una selección.

En la Alemania campeona del 90 estábamos tres jugadores del Inter, seis del Bayern, otros tantos del Dortmund y todos estábamos acostumbrados a jugar como equipo, mira la España de 2010 y la Alemania de 2014, pasó lo mismo; para los sudamericanos, por distancias y clubes es diferente.


‘Loddar’: la leyenda de ‘Terminator’

lothargetty3-e234db09179e0def15396295625bf1df.jpg

Lothar Matthäus, conocido como ‘Loddar’ o ‘Terminator’ y recordado como el capitán de Alemania en Italia 90, es considerado uno de los mejores jugadores alemanes de todos los tiempos. Ídolo histórico del Bayern (“En la Bundesliga solamente hay un equipo y se llama Bayern Múnich”, dice sin pestañear), con el que ganó todo menos la Champions League (perdió la final del 99 en la que el Manchester United les remontó en el último minuto), también fue el eje del gran Inter que acabó con la hegemonía del Milán holandés de finales de los ochenta.

Sin embargo, se le recuerda más por ser el gran líbero alemán en cinco mundiales, en los que jugó 25 partidos, disputó tres finales y ganó el título del 90, además de la Eurocopa del 80.


Por: Alejandro Pino Calad
Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo