José Ureña ve los frutos de su trabajo con los Marlins

Reconocimiento: El dominicano fue elegido como el abridor del primer juego del equipo para la temporada de Grandes Ligas.

Por Hanly Ramírez

La dedicación y el trabajo son los medios que se necesitan para alcanzar el éxito en el béisbol, así lo ha demostrado el lanzador dominicano José Ureña, quien fruto de su creciente desempeño en el terreno de juego se ha ganado la distinción de ser elegido por el dirigente Don Mattingly para iniciar el juego inaugural de la temporada de Grandes Ligas por los Marlins de Miami.

“Para mí, uno tiene que empujar hacia adelante todo el tiempo”, dijo Ureña a MLB, luego de conocer su designación como abridor del primer partido de la campaña para su equipo, haciendo referencia al trabajo que ha venido realizando para alcanzar el nivel que hoy ostenta, el cual se ha ganado con resultados evidentes en el terreno de juego.

Tras la trágica muerte del lanzador cubano José Fernández en septiembre del 2016, Ureña dio un paso al frente en la temporada de 2017, respondiendo con creces a la confianza depositada por el equipo en su capacidad y talento.

El diestro dominicano superó los resultados que había obtenido en sus dos primeras contiendas en la liga, en las que había acumulado record combinado de 5-14 con porcentaje de carreras limpias permitidas de 5.76, en 48 presentaciones, 21 de ellas como abridor, para erigirse como el líder de la rotación abridora del equipo con sede en Miami.

En 2017, Ureña tuvo marca de 14-7 con 3.82 de efectividad en 34 juegos, 28 de ellos como abridor, siendo el líder absoluto de los Marlins en victorias y efectividad, mientras empató en salidas de calidad con Dan Straily, ambos con 12, la diferencia entre los dos es que el dominicano tuvo cinco comienzos menos, que los 33 que realizó su compañero de rotación.

En su camino a establecerse como un abridor confiable, José tuvo más entradas lanzadas (169.2), que hits permitidos (152), le conectaron 26 cuadrangulares, otorgó 64 bases por bolas, le anotaron 72 carreras limpias y ponchó a 133 bateadores, logrando que la oposición le bateara para promedio de .238.

Lanzando en la ruta, fue casi imbatible, acumulando registro de 9-2 en 17 presentaciones, mientras en casa, el Marlins Park, tuvo record de 5-5, en la misma cantidad de partidos.

Si sus estadísticas del año pasado no fueran suficientes, Ureña ha comenzado la pretemporada de Grandes Ligas, con el mismo ritmo con el cual lanzó el año pasado, ya que en dos participaciones, ha trabajado en siete episodios en los que cuenta con efectividad de 1.29, con seis ponches.

Ureña tendrá un reto difícil para esta temporada con los Marlins, debido en gran manera a la cantidad de figuras de primer nivel que salieron del equipo en el receso de liga grande, pero es algo para lo que luce estar preparado según sus palabras.

“Tienes que dar lo mejor de ti. Si no lo logras, igual te sientes bien contigo mismo porque hiciste todo lo que pudiste”, razonó Ureña en sus declaraciones a MLB.

Sin importar lo que le depare el futuro a los Marlins, el simple hecho de estar en la lomita en ese primer juego del año, es un reconocimiento que Ureña debe abrazar, porque es el fruto de la lucha que ha llevado día a día para ser un mejor lanzador.

Loading...
Revisa el siguiente artículo