Carlos Martínez ante una temporada de retos en 2018

Desempeño. El derecho dominicano tendrá que seguir demostrando su calidad como líder en la rotación de los Cardenales.

Por Hanly Ramírez

En su joven carrera de cinco temporadas en las Grandes Ligas, el lanzador dominicano Carlos Martínez ha mostrado su calidad desde el montículo con los Cardenales de San Luis, al punto que se ha convertido en el líder de la rotación abridora del conjunto, desde donde una vez más dará la batalla para llevar a su equipo más lejos en este 2018.

Por segunda temporada consecutiva, Martínez será el encargado de iniciar el juego inaugural por los Cardenales, con quienes la pasada campaña logró marca de 12-11 con 3.64, estadísticas que pudieron ser mejores y que intentará superar en esta nueva contienda.

A pesar de sus 12 triunfos, la labor de Carlos pudo haberle otorgado varias victorias más como lo evidencia el hecho de que de sus 32 aperturas (máximo total en su carrera), 20 estuvieron dentro del marco de lo que es catalogado como salidas de calidad, es decir, seis o más entradas trabajadas, en las que permitió tres carreras o menos.

Además de su cantidad de aperturas, el dominicano tuvo marcas personales en entradas lanzadas (205), juegos completos (2), ponches (217) y promedio de ponches por cada nueve entradas (9.53), un desempeño envidiable para cualquier lanzador, pero que no saciará la sed de crecimiento de Martínez, quien tendrá puntos por mejorar.

Resultados en la ruta

En la pasada campaña, Martínez mostró su dominio lanzando en el Bush Stadium de San Luis, donde tuvo sus mejores resultados, acumulando registro de 6 -3 con efectividad de 3.23 en 15 aperturas, en las que amasó 97.2 entradas en las cuales le pegaron 79 hits, le anotaron 39 carreras, de las cuales 35 fueron limpias, le conectaron 9 cuadrangulares, otorgó 32 bases por bolas y ponchó a 99 bateadores.

En la ruta la historia fue diferente, a pesar de lograr la misma cantidad de victorias  con seis, Martínez mordió el polvo en ocho ocasiones, su efectividad fue de 4.02, producto de los 100 hits y 48 carreras limpias que le fabricaron en 107.1 capítulos de labor.

Lo más llamativo es que a pesar de que subió a la lomita en dos oportunidades más que en casa (17-15), los bates rivales le pegaron el doble de jonrones (18-9), algo que sin dudas es un factor que debe cambiar en este año para seguir siendo exitoso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo