Fenway Park: El lugar más “duro” para jugar

Exigente. La fanaticada de los Medias Rojas no tiene contemplación cuando de ganar se trata.

Por Agencias

La rivalidad entre los Medias Rojas de Boston y los Yankees de New York es la más reconocida en las Grandes Ligas y justamente hoy tendrán su primer enfrentamiento de la actual temporada, en el cual ambos equipos enviarán a sus líderes de rotación al terreno, como lo son Chris Sale y Luis Severino, en el escenario que para muchos peloteros es el más difícil para jugar béisbol… el Fenway Park.

A pesar de la exigencia de ser siempre los mejores e incluso, por ser tildados de ser “El Imperio del Mal”, los aficionados a los Yankees son los más recalcitrantes de toda la MLB, pero muchos jugadores creen que el lugar más duro para jugar pelota es el Fenway Park.

El diario USA Today entrevistó a varios jugadores que militaron en Boston y algunos más que lo hicieron tanto en los Yankees y Medias Rojas, y todos están de acuerdo que el Fenway Park es mucho más duro que él Yankee Stadium.

El ex pelotero Mike Cameron jugó para varios equipos durante su carrera, incluyendo a los Mets y los Medias Rojas, por lo que el jardinero sabe lo duro que es ganarse a la afición de Boston:

“Jugué en Chicago, en Nueva York y en Boston, y wow, el Fenway es el más duro de todos. Vi al Big Papi casi ser corrido de la ciudad, vi a Pedro Martínez ser abucheado también. Tienes que tener los suficientes pantalones para jugar ahí, porque te van a abuchear sin importar quien seas”, dijo Cameron.

En años recientes, hemos visto cómo algunas contrataciones de Boston cómo Adrián González, Pablo Sandoval y más recientemente David Price, han sido atacados duramente por la fanaticada de los Medias Rojas. Sin embargo, Price ha sabido ganarse de nuevo a la afición del Fenway.

Johnny Damon jugó para ambos equipos y ganó Serie Mundial con los dos gigantes del Este de la Americana, y experimentó ambos lados de la intensa rivalidad que sostienen ambos equipos.

“Ambas ciudades son duras, pero en Boston no asomas la cabeza si no estás jugando bien, para nada. En Boston tienes la sensación de que todas las noches estás en la sala de todas las casas a la hora de la cena. En Nueva York no es así. Estoy agradecido de haber jugado primero en Boston antes que en los Yankees, hizo las cosas más fáciles”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo