Hanley Ramírez, ardiendo y oportuno con el bate

Producción. Además de pegarle a la pelota en la cara, el dominicano ha respondido cuando el equipo ha necesitado de un batazo para empatar o tomar la delantera en un juego.

Por Hanly Ramírez

El inicialista y bateador designado de los Medias Rojas de Boston, el dominicano Hanley Ramírez está en medio del mejor inicio de temporada en su carrera en las Grandes Ligas, aterrorizando con su bate a cada rival que encuentra en su camino, producciendo con consistencia y de manera oportuna.

Antes del juego de este martes, en el cual los Medias Rojas se enfrentarían a los Angelinos de Los Ángeles, Hanley acumulaba una línea ofensiva de .333 en promedio de bateo, con tres cuadrangulares y 15 carreras producidas.

Ramírez ha conectado 17 imparables en 51 veces al bate, consiguiendo entre sus batazos seis extrabases (tres dobles y tres cuadrangulares), lo que le ha otorgado un slugging de .569, lo impresionante de su actuación, es lo oportuno que ha sido en los momentos que su equipo ha necesitado un aporte de su bate.

Según datos de ESPN, Hanley, quien hasta este martes estaba empatado en el tercer lugar  de todas las Grandes Ligas en carreras impulsadas, en cinco ocasiones ha remolcado la carrera de la ventaja, el empate o la victoria para su equipo.

Ese resultado va acorde con su desempeño en oportunidades de empujar carreras, ya que su promedio de bateo con gente en posición anotadora es de .529 (17-9) con un doble, un cuadrangular y 12 vueltas remolcadas, mientras que con corredores en posición anotadora y dos outs, lo hace para .500 (6-3), con dos dobles y cuatro producidas.  Indudablemente su actuación ha sido relevante para los Medias Rojas, equipo que lidera el Este de la Liga Americana con marca de 13-2 y que ha visto a Ramírez disparar dos o más imparables en siete partidos y empujar dos o más carreras en seis de los 13 juegos que ha disputado esta campaña.

Ramírez ha redondeado los números anteriormente expuestos con 10 carreras anotadas, porcentaje de embasarse de .386, además de haber llegado a salvo en las tres oportunidades que se ha ido al robo de bases, muestra más que evidente de que si se mantiene saludable los Medias Rojas contarán con un hombre que capaz de dar un paso al frente cuando el equipo necesite de un batazo en un momento clave del juego.

Loading...
Revisa el siguiente artículo