Pitcheo sigue dominando en Grandes Ligas

Juegos sin hits. James Paxton lanzó el tercer juego sin hits de la temporada la noche del miércoles ante los Azulejos de Toronto, dando continuidad al dominio que ha tenido el pitcheo en lo que va de año.

Por Hanly Ramírez [email protected]

La noche del miércoles James Paxton nueve entradas sin imparables y sin carreras ante los Azulejos de Toronto en la victoria de los Marineros de Seattle 5-0, siendo este el tercer juego sin hits en la joven temporada del béisbol de las Grandes Ligas, una tendencia que muestra el dominio que han tenido los lanzadores en la actual campaña.

El serpentinero de los Marineros unió su nombre a los de Sean Manea de los Atléticos de Oakland, quein logró un juego sin inatrapables el pasado 21 de abril ante los Medias Rojas y a cuatro lanzadores de los Dodgers de  Los Ángeles, quienes se combinaron para dejar sin incogibles a los Padres de San Diego el pasado viernes.

En el béisbol la forma más efectiva de retirar a un bateador sin que pueda  hacer daño  es ponchándolo y en ese apartado los lanzadores han mostrado que tienen el control en esta contienda de Grandes Ligas, hecho que se evidenció en el mes de abril, cuando por primera vez en la historia de las mayores se registraron más ponches que hits en un periodo de tiempo de 30 días, con un total de 6,656 bateadores retirados por la vía del ponche, frente a los 6,630 imparables que conectaron, es decir que abanicaron 26 veces más, que las ocasiones que lograron conectar la pelota, según datos de ESPN. Si eso no es ejemplo de dominio, ¿qué lo es?.

En su labor Paxton otorgó tres bases por bolas y ponchó a siete rivales, evidenciando una vez más la imprecisión de  los bateadores al seleccionar los pitcheos al momento de tomar un turno al bate, esta tendencia se repitió durante la noche del miércoles en el partido entre los Yankees y los Medias, donde el abridor de los de New York, el dominicano Luis Severino lanzó seis entradas en las que le conectaron seis incogibles, pero retiró a 11 bateadores por la vía del ponche, es decir cinco abanicados más, que los que le llegaron a las bases por imparables y no otorgó bases por bolas.

Severino y Paxton se encuentran dentro de la categoría de lanzadores ponchadores en la actualidad, pero un pitcher como Bartolo Colón, quien ya no posee el extra con el que contaba en su bola rápida, fue capaz de llegar a la octava entrada lanzando sin permitir libertades ante los campeones de la Serie Mundial, los Astros de Houston, en una labor que concluyó en 7.2 inning de un hit y siete ponches.

Otros tantos lanzadores dentro de los que se encuentran Domingo Germán y Jarlin García, han dejado el montículo habiendo mantenido sin imparables a sus rivales durante seis o más episodios. Aunque para ser dominante un lanzador no necesariamente necesita ponchar,  los ponches son reflejo de la forma  se ha impuesto el pitcheo, ante el ataque de los bateadores.

El show va a continuar y los bateadores tendrán que hacer sus ajustes para evitar que los lanzadores continúen abusando desde el montículo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo