Dos familias diferentes, pero con un historial de escándalos

Cada familia tiene sus secretos desagradables y disputas internas, los Markle y los Windsor no son la excepción, aunque en muy distintos ámbitos

Por francisca herrera [email protected]

El matrimonio del príncipe Harry y la actriz Meghan Markle es más que sólo una unión de amor, ya que significa, además, la unión de dos mundos completamente diferentes: la familia real británica y una particular familia estadounidense.

Los Markle

La familia de la novia ha cobrado gran relevancia luego de las polémicas protagonizadas por sus dos hermanastros y su padre, los tres con un historial de divorcios y episodios de bancarrota.

Por un lado está su padre, Thomas Markle (73), un director de iluminación de Hollywood retirado que vive en México, quien generó un escándalo luego de que anunciara a TMZ que no iría al matrimonio para no avergonzar a la familia real, luego que se descubriera que vendió una serie de fotografías montadas a los paparazzi, a pesar de que llevaría a la novia al altar.

Su hermanastro Thomas Markle Jr (51) trabaja instalando ventanas en Oregon, donde reside. Fue arrestado en enero por amenazar borracho a su novia con una pistola en la cabeza, y hace unas semanas escribió una carta dirigida a Harry en la que le advertía que “aún no es demasiado tarde para cancelar la boda”.

En la misma línea, su hermanastra Samantha (53), una ex actriz y modelo estadounidense diagnosticada con esclerosis múltiple que vive en Florida, lleva la polémica en la sangre. Anteriormente ha tratado a la actriz de “trepadora social” y señala que está lista para lanzar un libro que desvelará sus secretos familiares.
La madre de la novia, Doria Ragland (61), es la más “correcta” de la familia. Doria, el “orgullo” de Meghan, trabaja como instructora de yoga y hace dos años se graduó de trabajadora social.

Los Windsor

Cada familia tiene sus secretos desagradables y disputas internas, y la familia de la Casa de Windsor no es distinta.

El padre de Harry, el príncipe Carlos, futuro heredero al trono, es ampliamente conocido (y algún tiempo repudiado por la opinión pública) por serle infiel y hacer practicamente la vida posible a la princesa Diana. Carlos mantuvo una relación extramarital con su actual esposa, Camilla.

El capítulo de Diana, quien tenía todo el amor del pueblo, llegó a afectar la imagen de la misma reina. El carisma de Lady Di y su popularidad, quizá, fueron detonantes de celos en la reina. El “odio” llegó a tal grado que Isabel estaba negada a dar el pésame ante sus súbditos, tras la muerte de la princesa, tuvo que ser “obligada” por su propio hijo y el primer ministro, Tony Blair.

El mismo novio ha estado en polémicas por su estilo de vida fiestero, galán y por ser capturado en fotografías por los paparazzi disfrazado de nazi y hasta sin ropa. Al parecer, luego conocer a Meghan ha dejado ese estilo de vida atrás, aunque se sigue caracterizando por romper los protocolos de la monarquía inglesa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo