Erik González ha exprimido cada turno con Indios

Oportunidad. El dominicano ha mostrado su valor en las oportunidades que le han dado en su papel de sustituto en el equipo de Cleveland.

Por Hanly Ramírez hanly.ramirez@metrord.do

Para el dominicano Erik González no ha sido una tarea fácil encontrar tiempo de juego con un equipo como los Indios de Cleveland, que cuentan con un cuadro interior compuesto por estrellas como José Ramírez, Francisco Lindor, Jason Kipnis y Edwin Encarnación, pero cuando lo ha conseguido ha sabido sacarle provecho al máximo.

En lo que va de temporada González ha puesto lo mejor de su labor con el bate, como su versatilidad para defender varias posiciones a disposición del dirigente Terry Francona, aprovechando ese escenario para mostrar todo lo que puede llevar al terreno de juego.

Antes del inicio de la serie de este fin de semana ante los Astros de Houston, González llevaba promedio de bateo de .382 con un cuadrangular y siete carreras remolcadas, en 21 juegos en los que ha visto acción.

De esos 21 partidos en los que fue puesto en acción por los Indios, Erik ha tomado un turno oficial en 14, lo que quiere decir que si se toma en cuenta que ha fletado 13 imparables en 34 visitas al plato, solo no ha pegado de hit, en un juego de los que tomó por lo menos un turno al bate de manera oficial.

Sus cinco extrabases (tres dobles, un triple y un jonrón) son muestra de la contundencia de sus batazos, como lo ejemplariza su slugging de .618. Y no es solo que le está pegando duro a la pelota, es que ha logrado estar en las bases, como lo revela su porcentaje de embasarse u obp de .417.

Su mejor partido en lo que va de contienda fue el pasado 3 de mayo cuando bateó de 5-3 con dos dobles, dos carreras anotadas y tres remolcadas, siendo fundamental en la victoria por paliza 13-4 de los Indios sobre los Azulejos de Toronto.

En su desempeño ha mostrado estabilidad, ya que ha sido consistente tanto ante lanzadores derechos (.389 con un doble, un triple y cinco empujadas), como frente a zurdos (375  con un doble, un jonrón y dos remolcadas).

Para alcanzar estas oportunidades Gonzales ha tenido que distribuir su tiempo de juego entre la inicial (cuatro partidos), en la segunda base (6), tercera (3) y en el campocorto (1), pero sin importar el lugar que le tocada defender, Erik ha exprimido cada oportunidad que le han brindado para demostrar su valor, no con palabras, sino con hechos en el diamante.

Loading...
Revisa el siguiente artículo