Warriors-Cavaliers: Una serie con sabor a revancha

Final NBA. Ambos equipos se estarán enfrentado por cuarta ocasión consecutiva, donde James tratará de recuperar la corona que le arrebataron la temporada pasada.

Por Hanly Ramírez

Los Warriors de Golden State y los Cavaliers de Cleveland se verán las caras por cuarta ocasión consecutiva en la Final de la NBA, una contienda que tiene sabor a venganza, ya que el “Rey” LeBron James, buscar recuperar la corona que le arrebataron los “Cuatro fantásticos”, que conformados por Kevin Durant, Stephen Curry, Klay Thomson y Draymond Green.

Esta guerra por el título de campeones, que se ha convertido en una de las más épicas en la historia de la liga ha sido dominada por los Warriors, quienes han ganado dos de los tres enfrentamientos previos que han tenido en esta etapa de la temporada, la más reciente la temporada pasada, cuando James y sus compañeros vieron volver el trofeo de Cleveland a Oakland en las manos de Durant, quien llegó al equipo en la agencia libre con el objetivo de devolverle la gloria a los Warriors.

La lucha por la supremacía de la NBA inicia este jueves a las 9:00 de la noche en el Oracle Arena, el hogar de los Warriors, quienes recibirán la visita de los Cavaliers.

Warriors favoritos para repetir

Según los entendidos y las casas de apuestas de Las Vegas, Estados Unidos, los vigentes campeones Warriors de Golden State, son favoritos para ganar la serie contra los Cavaliers de Cleveland, lo que les permitiría retener la corona de campeones de la liga.

Tomando en cuenta  el elenco con el que cuenta el dirigente Steve Kerr en Golden State, no hay dudas de que ante la plantilla de los Cavaliers, sus jugadores lucen en mejor posición para evitar que James y sus muchachos puedan vencerlos.

En la campaña regular los Warriors derrotaron a los Cavaliers en las dos ocasiones que se enfrentaron, logrando un promedio de 108.5 puntos ante los 100.0 que alcanzó el equipo de Cleveland.

James vs Durant, el enfrentamiento a seguir en la Final

LeBron James y Kevin Durant son dueños de los dos últimos premios al Jugador Más Valioso de la Final de la NBA, por lo que el enfrentamiento entre ambos en este nivel de la contienda, sin dudas será el más llamativo de la serie.

Durant llegó la temporada pasada a los Warriors con la firme intención de derrocar al “Rey”, quien había acabado con Golden State en la final de 2016, objetivo que consiguió y que por ende James intentará devolverle con la misma moneda, recuperando lo que entiende le fue arrebatado.

En los enfrentamientos entre ambos equipos en esta campaña, tanto James y Durant fueron los protagonistas. El de Cleveland promedió 26, siete rebotes y seis asistencias, mientras la estrellas de Golden State lo hizo para 28.5 unidades, 5.5 asistencias y seis rebotes.

Agotamiento, un punto clave

Ambos equipos alcanzaron la Final luego de disputar una serie de Conferencia que se extendió al máximo de siete partidos, algo que puso a prueba la durabilidad y fortaleza de ambas plantillas, que tuvieron que dejar todo en cancha para salir con la victoria.

A pesar de lo antes expuesto, el factor agotamiento afectaría con más contundencia a los Cavaliers, ya que su sobrevivencia depende mucho de que su principal figura, LeBron James, quien viene de jugar los 48 minutos en el séptimo partido de la final de Conferencia ante los Celtics de Boston, se mantenga en cancha, que es el punto de equilibrio en ambos lados del juego para los de Cleveland.

A pesar de que Durant, quien es un factor clave para los Warriors en esta serie, promedia 37.8 minutos por noche en los playoffs, casi un minuto más que LeBron, quien lo hace para 36.9 por encuentro, la realidad es que James ha tenido que sacrificar más de su físico que el gigante de los Warriors.

En la actual temporada, James ha disputado 100 partidos, contabilizando los 82 de la campaña regular, en la que fue líder en minutos por partidos con 41.3  y los 18 de la postemporada, a diferencia de Durant, quien solo ha visto acción en 85 partidos en ambas faces.

Otro punto que favorece a Durant y los Warriors, en su duelo ante James, es que el estilo del reinante MVP de la Final de la NBA, le permite accionar sin recibir, tantos golpes, como los que recibe LeBron.

Warriors mejor elenco de reparto

Ante la posible disminución en el rendimiento de Durant, los Warriors tienen armas que pueden tomar el papel de líder en ese momento, como ocurrió en los dos últimos partidos de la serie contra Houston, en la que Thomson y Curry mostraron su potente arsenal, dejando sin respuesta a los Rockets. En el caso de James, cuando este baja su nivel de rendimiento, la catástrofe está garantizada, como se evidenció en el primer juego de la pasada serie ante los Celtics, cuando LeBron finalizó con 15 puntos y cayeron 108-83 o incluso con un partido excelente como lo fue el segundo de esa misma serie, cuando anotó 42 puntos, con 10 rebotes y 12 asistencias, pero solo tuvo el acompañamiento de Kevin Love, quien finalizó con 22 tantos, viendo de esta manera como los Celtics ganaban con marcador 107-94.

Ausencias notables

Para ser exitoso, James necesita del apoyo de los actores de reparto y para detener a James, los Warriors necesitan de una fuerte defensa y en la actualidad adolecen la ausencia de un hombre vital para ese cometido, como lo es Andre Iguodala.
Para el inicio de esta Final los Cavaliers no podrán contar en sus filas con Kevin Love, continúa inmerso en el protocolo de conmoción cerebral de la NBA, luego de que en el sexto partido de la serie pasada ante los Celtics, sufrió un duro golpe en la cabeza al chocar con el novato Jayson Tatum.

Love, quien ha sido el principal complemento de James durante toda la temporada y algo que ha mantenido en los playoffs promediando 13,9 puntos y 10 rebotes, por lo que no tenerlo en cancha, sin dudas será un vacío difícil de llenar.

Por su parte Iguodala ha mostrado su valor para la franquicia y mucho más en un duelo como el que les espera a partir del jueves. El sexto hombre de los Warriors, fue elegido MVP de la Final del 2015, gracias a la labor defensiva que tuvo en esa serie ante James y si eso fuera poco para probar lo importante de su trabajo, su dirigente Steve Kerr, no titubeó al afirmar que con él, quien estuvo fuera en cuatro partidos de la final de Conferencia, debido a una contusión en la pierna izquierda, habrían ganado en menos partidos.

“Si Iggy (Iguadala) hubiera jugado, hubiésemos ganado en cinco partidos”, afirmó Kerr, según nbamaniacs.

El enfrentamiento está planteado para la cuarta final más repetida en la historia de la NBA y solo queda disfrutar del duelo de estos colosos del mejor baloncesto del mundo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo