La polémica que (no) cruzó la línea

Fue la gota que colmó el vaso, que cruzó la línea, o quizá no. En 1966 quedó en evidencia ante millones de personas que el fútbol no era perfecto debido a un dudoso gol en la final. Duda que hasta hoy no se puede resolver

Por Hernán Cájas Metro World News

El mito dice que Inglaterra se negó a participar en los tres primeros mundiales, en Uruguay 1930, Italia 1934 y Francia 1938. ¿La razón? Los británicos argumentaban que por haber inventado el fútbol, tenían demasiada ventaja en relación al resto de los equipos participantes que habían aprendido lo que ellos mismos habían creado.

Así, los ingleses aparecieron en los mundiales recién en 1950 tras el término de la Segunda Guerra Mundial. En el torneo de Brasil los inventores del fútbol fueron eliminados en Primera Fase, igual que en Suecia 1958, mientras que en Suiza 1954 y Chile 1962 se fueron en cuartos de final, la segunda fase actual.

En 1966 tenían la gran oportunidad de reinventarse. Serían anfitriones del torneo, jugando en Wembley y con figuras legendarias como Gordon Banks, Bobby Moore y Bobby Charlton. Con todo a su favor avanzaron hasta la final gracias a un empate con Uruguay y triunfos por 2-0 ante México y Francia en Primera Ronda. Luego victoria ante Argentina por 1-0 en Cuartos de Final y por 2-1 ante Portugal en Semifinales. La final sería ante la Alemania de Franz Beckenbauer y Uwe Seller.


2016

Fue el año en que Sky Sports sometió las imágenes en un software y decretó que el balón había cruzado la línea


Aquella final del 30 de julio de 1966 es una de las más recordadas de la historia. No solo por tener una constelación de estrellas de la época en cancha, sino que por que la albergaba Wembley con 100 mil personas y por un emocionante tiempo extra que se gestó gracias a un gol del alemán Wolfgang Weber para poner el empate 2-2 en el minuto 90 de partido, cuando los locales ya festejaban.


Creo que el balón nunca cruzó la línea, Geoff Hurst, autor del polémico gol inglés


Fue en ese tiempo extra donde se gestó la jugada más polémica en una final de un Mundial. El inglés Geoff Hurst, en el minuto 101 de partido, recibió un balón en el área alemana, remató a la portería, el balón pegó en el travesaño y rebotó abajo. Casi de manera instantánea, Roger Hunt –el jugador inglés más cercano a la jugada– levantaba los brazos celebrando el gol. Pero el colegiado, Gottfried Dienst, no lo tenía tan claro por lo que decidió detener el choque e ir a consultar a su juez de línea, Tofik Bakhramov. Tras un breve diálogo con él, la decisión fue clara: el árbitro concedía el gol e Inglaterra se colocaba por delante en el marcador.

Tofik Bakhramov, juez de línea soviético que dio el dudoso gol en contra de los alemanes, afirmó años más tarde: “No vi entrar la pelota, pero Dienst (el árbitro suizo) descargó sobre mi espalda toda la responsabilidad”.

Ni con el VAR
Con el correr de los años, y el avance de la tecnología, varios softwares han intentado dilucidar si aquella jugada fue gol o no. Lo curioso es que ni así se ponen de acuerdo. Las tomas no son de las mejores y el bote de la pelota da justo atrás del portero alemán, por lo que con la poca información gráfica que hay, hasta en 2018, y si esas fueran las únicas imágenes de la transmisión oficial, sería imposible resolverlo en forma inmediata. La perspectiva del árbitro sería la misma que la de millones de espectadores.

Intento oficialista

En 2016 ’Sky Sports’ fue la encargada de comprobar si aquel disparo de Hurst terminó por convertirse en gol. Utilizando el mismo software que usa para desentrañar algunas jugadas conflictivas en los partidos de la Premier League, recurrió a las imágenes de aquel famoso partido para comprobar qué ocurrió realmente. Y después de tratarlas informáticamente para convertirlas en una imagen tridimensional pensaron que habían llegado a la verdad.

En primer lugar, se buscó el momento exacto de lo que pudo ver el juez de línea desde su posición; a continuación, tras limpiar la imagen de ruido, se ofrece una imagen lateral; y, por último, se acerca el punto de vista más allá del palo de la meta para comprobar cómo estaba la pelota con respecto a la línea. Y, después de todas las tomas, la solución al enigma se había despejado: aquel disparó de Hurst sí había sido gol… según la versión inglesa. Lo curioso es que el autor del gol ya había confesado que estaba convencido de que “el balón nunca cruzó la línea”.

Ese 30 de julio de 1966 fue el propio Hurst el encargado de marcar el 4-2 final en el minuto 120, cuando toda Alemania se volcaba en busca del empate y los hinchas ingleses ya invadían la cancha. Así, se convertía en el primer jugador en la historia en marcar un hat-trick en la final, aunque pudieron haber sido solo dos. ¿Qué hubiera dicho el VAR?


Primer Mundial con videoarbitraje

Primer Mundial con videoarbitraje

En Rusia 2018 debuta el sistema VAR ya probado por la Fifa en diferentes competiciones.

• Cuatro asistentes de video tendrán la mission de apoyar al ábitro central en decisiones polémicas desde el Centro Internacional de Retransmisión (IBC) en Moscú.

• El “video assistant referee” Nº1 podrá comunicarse con el árbitro y sugerirle que verifique las imágenes.

• Las decisiones tomadas por los árbitros podrán ser vistas en las pantallas gigante de los estadios.


Tres polémicas famosas

La mano de Dios

La mano de Dios

En cuartos de final de México 1986, entre Argentina e Inglaterra, Diego Maradona conectó con su mano un balón alto en el área inglesas. Varios relatores notaron la “trampa” y de inmediato dijeron “¡Mano!”. No así el árbitro que validó el gol.

 

 


La nariz de Luis Enrique

La nariz de Luis Enrique

En los cuartos de final de EEUU 1994, Italia derrotaba a España por 2-1 ya en los descuentos del partido. En una jugada en el área italiana el defensor Mauro Tassotti le rompe la nariz de un codazo a Luis Enrique, lo que era penal para España y expulsión. El árbitro decidió no cobrar, pero luego le dieron 9 partidos de suspensión al jugador italiano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


“No era penal”

“No era penal”

En Brasil 2014 México se enfrentó a Holanda en los octavos de final. Los mexicanos vencían 1-0 con gol de Gio Dos Santos, pero a los 88’ empató Snejder. Tres minutos más tarde el holandés Robben se lanza un piscinazo vulgar en el área mexicana y el árbitro cobra penal. Huntelaar anota y priva otra vez a México de llegar al quinto partido.

 

 


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo