La caída

Batacazo mundial. Alemania, campeona vigente, perdió ante Corea del Sur y quedó fuera. Terminó colista de su grupo

Por Agencias

Alemania llegó a Rusia 2018 con el favoritismo y la responsabilidad de revalidar el título conseguido en Brasil 2014. Luego de obtener la Copa Confederaciones 2017 con un equipo alternativo llamado a ser el recambio, las opciones de los bávaros parecían aún mejores al tener un equipo completamente titular y otro que le entregaba buenas alternativas. Pero de ser candidato pasó rápidamente a transformarse en el gran fracaso del Mundial, tras perder contra Corea del Sur y quedar eliminado en la fase de grupos.


4

selecciones europeas que eran las campeonas mundiales vigentes quedaron fuera en la primera ronda de la siguiente Copa del Mundo en el siglo XXI: 2002 (Francia), 2010 (Italia), 2014 (España) y 2018 (Alemania)


Los alemanes comenzaron su revalidación del título con el pie izquierdo y en la primera fecha del Grupo F perdieron contra México por 1-0, para luego ganarle con lo justo a Suecia por 2-1 gracias a un golazo de Toni Kroos en los descuentos. Con esos resultados sobre la mesa, llegaron al último partido con la obligación de vencer a los surcoreanos. En el papel, el conjunto asiático parecía no ser un problema para el campeón vigente, pero el Mundial de Rusia 2018 confirmó que está lleno de sorpresas.

El equipo dirigido por Joachim Low salió al estadio de Kazán a ganar, pero jamás pensó que al frente se iba a encontrar con un rival tan duro. Un sólido arquero, una defensa ordenada y peligrosos contragolpes complicaron a una descolocada Alemania, que parecía que no se estaba jugando la clasificación a octavos de final y la posibilidad de seguir su camino para revalidar el título.

Fue así como pasaron los minutos y los alemanes no conseguían el gol que los tranquilizara. Todo eso, mientras Suecia se daba un festín con México y complicaba aún más las opciones germanas. Pero la clasificación seguía ahí, a un gol.

Hasta que Corea del Sur mostró lo suyo y les pegó en el piso. A los 93’, Kim Young-Gwon convirtió el 1-0 para los asiáticos, un tanto que tuvo que ser validado por el VAR, y la desazón bávara fue total. El golpe de gracia vendría tres minutos más tarde, cuando todo Alemania, incluido Manuel Neuer, estaba lanzada al ataque y la contra fue aprovechada por Son Heung-Min para marcar el 2-0 final.

Con la derrota, Alemania consumó su mayor fracaso en la historia de los Mundiales, se despidió de la posibilidad de revalidar el título obtenido en Brasil 2014 y quedó colista de un Grupo F donde Suecia clasificó en el primer lugar y México quedó como su escolta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo