Japón jugó sucio para clasificar por el juego limpio

Por MetroRD

La clasificación de Japón a los octavos de final de Rusia 2018 puede calificarse como vergonzosa. Valiéndose de tener menos amarillas que Senegal, la selección a la que le estaban ganando el cupo para la siguiente ronda por el juego limpio, los nipones no tuvieron escrúpulo alguno para hacer tiempo y así “aguantar” una derrota por 1-0 ante Polonia que los dejaba instalados en la fase de los 16 mejores. Tocando para el lado, el equipo asiático completó los 94 minutos de “acción” y avanzó, pese a la caída.

Los japoneses sabían desde un inicio que un empate los clasificaba a octavos, pero eso no había sido impedimento para empezar el encuentro creándose ocasiones de gol. Un arranque que duró poco y que llevó el partido a un abismo de aburrimiento y escaso fútbol. Japón entendió que no necesitaba arriesgar ante una selección polaca que no mostraba mucho y resguardarse en su terreno parecía la mejor opción.

Pero todo plan puede tener fallos y así les pasó a los nipones. En el minuto 59, Jan Bednarek anotó la apertura del marcador para Polonia y el resultado, sumado al empate que estaban cosechando Colombia y Senegal, dejaba a los japoneses fuera. Eso, hasta que Yerry Mina convirtió para los cafeteros y ayudó a los asiáticos a clasificar a octavos por tener menos amarillas que los africanos.

Sabiendo estos resultados y gracias a los cálculos, los japoneses terminaron haciendo tiempo, tocando para el lado, parados en la cancha y cuidándose de las faltas. Todo valía para clasificar a la siguiente ronda. Así, perdiendo 1-0 ante Polonia y completando cuatro unidades, los nipones aseguraron el segundo lugar del Grupo H. Paradojas del manoseado Fair Play.

Loading...
Revisa el siguiente artículo