Sin Zlatan, la unión hace la Forsberg

Por Carlos J. Basora O.

Nadie lo podía creer. El 4 de junio se confirmó que el entrenador Janne Andersson dejaba afuera de la nómina de Suecia a Zlatan Ibrahimovic, quien se restó solo de su selección. El estratega dijo que no lo necesitaban y nadie le creyó, pero lo ha demostrado con creces en el Mundial, pues metió a su equipo en los cuartos de final de Rusia 2018, luego de batir por 1-0 a Suiza.

El partido prometió en el arranque, porque los helvéticos avisaron al primer minuto y antes de los 15’ los suecos probaron dos veces, con Marcus Berg como protagonista, pero con muy poca precisión para definir.
Duro, apretado, difícil. Así era el compromiso, sin un claro dominador, aunque los escandinavos avisaban más, teniendo a Albin Ekdal como el más insistente, con remates de media distancia.

En la otra vereda el más peligroso era Xherdan Shaqiri, que cada vez que veía un claro, martillaba con su zurda, aunque, al igual que el resto de los jugadores, sin mayor suerte.

Así se fueron al complemento, donde Suecia tomó las banderas de ataque y se fue con todo en busca del gol. Esa actitud le iba a dar frutos.

A los 66’, por fin llegó el gol. La figura de los amarillos, Emil Forsberg, tomó la pelota y mandó un derechazo de media distancia, que dio en Manuel Akanji y se clavó en el arco defendido por Yann Sommer. Merecido para los que más querían.

Como era de esperarse, Suiza soltó sus características amarras y se fue a buscar la paridad, con los laterales Michael Lang y Ricardo Rodríguez como ejes. Cuando quieren, se puede atacar, pero algunos se deciden muy tarde a hacerlo.

Pese a tener ocasiones, los de rojo no pudieron remontar y se quedaron en el camino, mientras que Suecia demuestra que sin Zlatan sí se puede y sueña con meterse entre los cuatro mejores de Rusia 2018.

Loading...
Revisa el siguiente artículo