Duelo de vecinos que se espían por la muralla

Francia y Bélgica animan hoy la primera semifinal del Mundial. Ambas selecciones se parecen en talento y en vulnerabilidad en la zaga, aunque los galos mandan en la historia

Por Carlos J. Basora O.

Francia está a dos pasos de unirse al exclusivo club de potencias que han ganado más de una vez el Mundial, mientras que Bélgica acaricia algo inédito. Dos selecciones llenas de talento individual y capaces de desplegar ataques vertiginosos, aunque por momentos vulnerables en la zaga, chocan hoy en San Petersburgo, en un duelo de vecinos europeos que promete goles y donde el premio es el boleto a la final.
“Somos de países que colindan entre sí, conocemos a muchos jugadores, porque juegan en la Premier”, destacó el arquero francés Hugo Lloris ayer, en la conferencia previa al encuentro. ”Enfrentaré a tres compañeros del Tottenham y me llevo bien con ellos. Entre los dos equipos tendremos a tremendos futbolistas en la cancha, así que será un partido de alto nivel”, agregó.

Mbappé mete miedo Mbappé mete miedo

Dinamizada por el juvenil delantero Kylian Mbappé, Francia busca instalarse por tercera ocasión en una final mundialista, tras coronarse en 1998 y sucumbir en el 2006. Su técnico Didier Deschamps y un grupo de jugadores atrevidos se muestran conscientes de que un título les permitiría alcanzar a Argentina y Uruguay, con dos copas. “Él (Mbappé) es ya una estrella, un jugador diferente”, recalcó el mediocampista belga Kevin De Bruyne. “Y puede todavía mejorar, si es que eso es posible, porque tiene todo el futuro por delante. Creo que puede ser muy peligroso para nosotros”, añadió.

Bélgica, a su vez, le apuesta a esta “Generación Dorada” para superar su mejor papel histórico, las semifinales de 1986. La selección de Enzo Scifo y compañía cayó en aquella ocasión por 2-0 ante Argentina y por 4-2 en el partido por el tercer puesto, precisamente contra la Francia de Michel Platini.

Aquel encuentro por el tercer lugar en México constituye uno de los dos antecedentes de choques entre franceses y belgas en la Copa del Mundo. El otro se remonta a 1938, cuando los galos se impusieron por 3-1 en París.

Los belgas también la apuestan al francés Thierry Henry, asistente de Roberto Martínez que seguramente le reveló algunos secretos de sus compatriotas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo