Francia, el primer finalista

Un cabezazo de Samuel Umtiti le dio a Francia el paso a la final del Mundial. Los galos irán por su segundo título planetario

Por MetroRD

En 1998, dos cabezazos de Zinedine Zidane (más un zurdazo de Emmanuel Petit) le dieron el único título mundial de su historia a Francia. Ayer, un testazo de Samuel Umtiti puso a los galos en la final de Rusia 2018, luego de batir por un estrecho 1-0 a Bélgica.

Desde el arranque estuvimos en presencia de un partidazo. Los “Diablos Rojos” fueron los protagonistas en el primer tercio del juego, gracias a la habilidad de Eden Hazard, quien estaba imparable por el sector izquierdo.


3

finales tiene Francia en los últimos 20 años: la de 1998 en casa, la del 2006 en Alemania y la de este domingo en Moscú. Nadie ha logrado eso en las dos décadas recientes


El jugador del Chelsea estuvo muy cerca de abrir la cuenta, con un derechazo potente tras eludir a Benjamin Pavard, pero metió la cabeza Raphael Varane para salvar a su equipo.

También la tuvo Toby Alderweireld, con un zurdazo dentro del área tras un tiro de esquina, sin embargo, ahora el que vino a ayudar al cuadro del “Gallito” fue el arquero Hugo Lloris, quien se estiró lo más que pudo para contener el remate de su compañero del Tottenham.

Luego de la ráfaga roja, vino la tempestad azul, porque despertó Kylian Mbappé, quien hizo jugar a sus compañeros. Primero se la dio a Olivier Giroud y luego a Pavard, aunque ambos no pudieron ante la presencia de Thibaut Courtois.

Era un 0-0, pero mentiroso, porque el partido estaba realmente entretenido. Fue así como se fueron a descansar.

Cabezazo glorioso

El complemento arrancó muy galo, porque el cuadro que dirige Didier Deschamps se puso arriba en la cuenta muy rápido, gracias a un golpe de cabeza de Umtiti, tras un centro de Antoine Griezmann. Iban 51’.

Como era de esperarse, los belgas salieron con todo a buscar el empate y para ello aplicaron una táctica que también usaron en partidos pasados: mandar de centrodelantero a Marouane Fellaini, para que acompañara a Romelu Lukaku.

De forma desesperada, el elenco de Roberto Martínez quería igualar, pero no podía. Los franceses esperaban muy bien en su zona y no daban espacios. Dries Mertens y Yannick Ferreira Carrasco entraron, por Moussa Dembele y Fellaini. Todos los rojos para arriba buscando mandar el duelo a un alargue, por lo menos.

“Uhhhhh” se escuchó fuerte en San Petersburgo a los 80 minutos, porque un rebote le quedó a Axel Witsel y el volante que juega en China mandó una bomba que pudo rechazar con los puños Lloris. Una vez más, vital el capitán galo.

Francia se dedicó a administrar la victoria y los belgas no pudieron. Los galos al partido del domingo en Moscú, Bélgica al duelo que nadie quiere jugar el sábado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo